¿Conoces las 8 leyes emocionales? Gestión de emociones

Leyes emocionales gestión emociones

A continuación, os proponemos un artículo que habla de las 8 leyes fundamentales que todos deberíamos conocer para poder realizar una buena y óptima gestión emocional.

  • “Ley de los vasos comunicantes emocionales”. Toda emoción tiene tres sistemas de respuesta, por un lado el sistema cognitivo que es el más subjetivo y son los pensamientos que generan las emociones, es decir, la interpretación que yo hago de la situación que genera la emoción en ese momento. Por otro, está el sistema fisiológico que sería todo lo que siento en mi cuerpo, es decir, el pulso acelerado, las ganas de llorar, subidas de calor, lo que dispara mi sonrisa, etc. Y, por último, el sistema motor que es todo acción o lo que hago yo con esa emoción, por ejemplo, saltar, estar inquieta, meterme en la cama, etc.

Esta ley nos dice que si yo reprimo o intento evitar que la emoción se manifieste por uno de los sistemas, los otros dos se desbordan. Ya que el control subjetivo o de pensamiento de la emoción genera desgaste físico y también desgasta el autocontrol. Por ejemplo, cuándo siento ganas de llorar pero lo reprimo, por estar en un sitio público, hace que se dispare el sistema cognitivo de los pensamientos, por lo que no puedo dejar de pensarlo y el sistema motor, como intentar irme de la situación de forma impulsiva. Lo representamos en las siguientes imágenes:Leyes emocionales gestión emociones

  • Ley de las emociones secundarias. Toda emoción puede ir seguida de una emoción secundaria que tapa a la primeria por lo que se complica mucho la situación a nivel de gestión. Ya que percibimos una emoción que no ha sido la que ha desencadenado la situación. La aceptación emocional evita que aparezcan emociones secundarias que nos confunden y nos impiden funcionar con normalidad, es mejor aceptar lo que siento sin intentar cambiarlo. Pongamos un ejemplo, vamos en el coche y se nos cruza otra persona, en seguida la emoción que desencadena es miedo por lo que se dispara mi sistema de alarma y freno para evitar la colisión. Tras ello, la emoción se convierte en un enfado hacia la otra persona, por lo que ya no veo la emoción primaria de miedo si no que sólo percibo el enfado, secundaria.

Leyes emocionales gestión emociones

Llegar a una u otra emoción secundaria depende de mis creencias y actitudes emocionales previas. Por ejemplo, puedo sentir culpa por tener una emoción positiva que creo que no merezco…

  • Ley de la infusión afectiva: Esta ley nos dice que cuánto más intenso y duradero sea un tono emocional, más sesgado estará nuestro pensamiento. Es muy importante darse cuenta de este hecho, ya que si no es muy fácil entrar en un círculo vicioso. Me siento muy mal, enfadado y mis pensamientos están sesgados por lo que voy ampliando lo negativo de la situación sin darme cuenta, lo que hace que me encuentre peor y así sucesivamente.
  • Ley de la logística emocional: Toda emoción, cómo ya hemos hablado en otras ocasiones, tiene su función, nos da un mensaje adaptativo que nos ayuda ante lo que nos está ocurre. Podemos compararlo con un mensajero que tiene la orden de entregarnos un paquete a casa y que depende nuestra vida de ello. Si no le hacemos caso y no le abrimos, lo intentará por otros medios, como cortarnos la luz y el agua para que salgamos. Lo mismo ocurre con las emociones negativas, surgirán como una explosión emocional si no las prestamos atención.

 Esta ley nos dice que las emociones son un reflejo de las necesidades básicas, como son las siguientes:  

  • Necesidad de sentirnos aceptados (tanto por nosotros mismos como por otros)
  • Necesidad de sentirnos útiles, eficaces, que podemos controlar las cosas
  • Necesidad de sentirnos seguros.
  • Necesidad de sentirnos vinculados, pertenecientes a algo.

Por lo tanto, si siento tristeza, esta emoción me está avisando de que es posible que alguna necesidad básica no se esté cubriendo. Por lo tanto, es normal sentirse así, no se es ningún “bicho raro” por ello. ¡Indagar en nuestras emociones nos avisa de lo que ocurre a nuestro alrededor!

Además, cada emoción tiene unas funciones específicas. Por ejemplo, la culpa  te avisa de que no estás actuando de acuerdo a tus principios, o que alguien está sufriendo por algo que has hecho; la vergüenza te avisa de que tu identidad o valoración pública está en juego; o la ira que te avisa de que algo bloquea el alcance de tus metas. Lo mismo ocurre con el resto de las emociones.

  • Ley de la falibilidad emocional: Esta ley nos avisa de que a menudo las emociones también pueden ser falsas alarmas. Del mismo modo que no todo el pensamiento es necesariamente lógico. Por ejemplo, que yo sienta culpa no quiere decir o significa que sea culpable, la emoción sólo nos dice “mira a ver, porque a lo mejor…”, pero no es una afirmación de que sea así. Aparecen, en ocasiones, por si acaso…
  • Ley de amnistía emocional: Hay que saber que las emociones no están sometidas a juicio ético. Lo sometido a juicio es la conducta que yo lleve a cabo, no mis emociones o pensamientos. Es importante ser conscientes de tener derecho a sentirnos como nuestras emociones aparezcan. Por ejemplo, sentir ira hacia alguien es legítimo, siempre y cuando lo gestione de manera adecuada y no agreda verbal o físicamente a esa persona; del mismo modo, tengo derecho a sentirme triste o contento, aunque en algunas situaciones sociales no sea lo correcto y el comportamiento sea el adecuado.
  • Ley de universalidad emocional: Todos sentimos las mismas emociones y todos sentimos todas las emociones. Cuándo vemos a personas muy estables emocionalmente no significa que no vivan emociones negativas, la diferencia es su capacidad para gestionarlas.
  • Ley básica de la aceptación emocional: La última ley nos dice la importancia de dejar que pase una emoción sin poner resistencia. Este hecho es muy complicado, debido a que hay situaciones que ponen difícil poder aceptarla, como por ejemplo, estar en público. Sin embargo, hay veces que simplemente ayuda decirnos a nosotros mismos “es normal que te sientas así” para conseguir pasar página.

Esperamos que os haya gustado y sea de vuestro interés. ¡Nos vemos el miércoles con el vídeo de la semana!

La entrada ¿Conoces las 8 leyes emocionales? Gestión de emociones aparece primero en .

Autor: 
Consejo y Salud MMG Psicología