¿Mi hijo tiene muchos deberes o no sabe organizarse?

DEBERES4

[ACTUALIZACIÓN] Las vacaciones son un espacio de tiempo ideal para remontar el trimestre cuando éste no ha ido demasiado bien. La organización eficaz del tiempo de nuestro hijo será un punto clave para empezar a hacer las tareas que se ha dejado pendientes en lo que lleva de curso. Enseñémosle cómo hacerlo con este post que publiqué hace un tiempo.

Este es el tercer artículo en el que se exponen unas sencillas claves para mejorar el estudio de vuestros hijos. Anteriormente hemos hablado sobre la motivación hacia el estudio, en otro artículo exponemos el método a seguir y este post está dedicado a la organización del trabajo escolar en casa. Ahora vamos a ver si tu hijo tiene muchos deberes o es cuestión de organizarse.

ORGANIZACIÓN DEL ESPACIO

El orden es la clave de la eficacia. Porque cuanto menos tiempo pierda en buscar los materiales que necesito para cada ejercicio o trabajo, mejor aprovecharé mi horario.

Lugar de estudio: debería ser su habitación. Una mesa amplia, con una luz blanca o azul (si es diestro situarla a su izquierda y viceversa). Los materiales de trabajo tienen que estar ordenados por materias y a su alcance, pues si para utilizar la calculadora tiene que ir a buscarla a otra habitación se distraerá, perderá tiempo y se romperá la concentración que tanto cuesta conseguir. En la pared de su habitación, deberá colgar el calendario de exámenes. Uno para cada trimestre.

¡PROHIBIDÍSIMO!: TV, ordenador, móvil, cascos y consolas de videojuegos en la habitación dónde estudie. No pongamos la tentación TAN ACCESIBLE.

Un consejo: si os dice que necesita el ordenador para HACER UN TRABAJO, vale, pero fuera del tiempo de estudio (que se reserve unas horas determinadas para trabajar con él).

Si os dice que necesita el ordenador para ESTUDIAR, os aseguro que es absolutamente innecesario. Las materias vienen suficientemente explicadas en sus libros de texto; que tanto os han costado, por cierto.

ORGANIZACIÓN DEL TRABAJO (LOS DEBERES)

Trasladar el trabajo de clase a casa requiere de una fuente de información crucial para los padres, la AGENDA ESCOLAR.

En secundaria ocurre un curioso efecto bastante generalizado. Los buenos hábitos relacionados con la organización de deberes y trabajo escolar en casa se quedan en primaria. La agenda escolar (¡tan útil en la etapa anterior!), que además de para apuntar deberes, se emplea como medio de comunicación entre el maestro y los padres, de repente deja de utilizarse en 1º ESO  ¿Por qué? Hay un par de motivos que he observado directamente en las entrevistas mantenidas con los padres de los alumnos que acudían a mi programa de técnicas de estudio:

  • “La agenda es cosa de primaria”: es una de las falsas creencias que hay que desmontar. Si incluso los adultos requerimos de esta valiosa herramienta para organizar nuestro trabajo diario ¿cómo no va a necesitarla un chico de 12 o 13 años? Un apunte: la memoria puede fallar, pero lo que está escrito no.
  • Los padres confían DEMASIADO en lo que su hijo les dice (¿por qué no iban a hacerlo si el niño ha ido siempre bien en el colegio?), y caen en el error de no buscar una fuente alternativa de información. Si acudís a las reuniones de acogida y a las de principio de curso con el tutor, recibiréis una información más fidedigna de lo que debe o no hacer vuestro hijo y cómo ha de hacerlo, de mano de los expertos, que en este caso son sus profesores.
  • banner técnicas de estudio

El empleo de la agenda es muy sencillo. Normalmente cada hoja va dividida en secciones, correspondientes a las horas de clase. El chico tiene que asumir la responsabilidad de apuntar, al final de clase o en el momento en el que cada profesor lo dicte, el trabajo a realizar en casa y cuándo los tiene que entregar ¿en la próxima clase?, ¿la semana que viene? ¿es un trabajo para entregar a final de trimestre? ¿influye en la calificación final de la asignatura?

Otro detalle importante es que apunte también cuando NO HAY DEBERES. ¿Por qué? Porque si hubiera un espacio en blanco en una de las asignaturas, querrá decir que quizás se olvidó de escribirlo (o se ha saltado la clase…) y estará a tiempo de preguntarle a un compañero qué deberes hay que hacer. Ya no vale la excusa de “es que no lo oí o no me enteré”.

La tarea de los padres respecto a la realización de los deberes de su hijo es la de supervisar. No es necesario que nos sentemos con él todo el tiempo que esté trabajando pero sí antes y después (siempre que nuestro horario laboral nos lo permita, claro). ANTES, para ver cómo se ha planificado el horario de la tarde y AL FINALIZAR, para comprobar cómo lo ha hecho o si ha tenido algún problema.

¡IMPRESCINDIBLE!: tener descansos de 10-15 minutos tras cada hora de trabajo. Y reforzar el esfuerzo de vuestro hijo; hacedle saber que ha realizado un buen trabajo y que estáis orgullosos de él.

3 OBJETIVOS A ALCANZAR

1.   El objetivo a corto plazo será conseguir que los deberes terminados cumplan las siguientes condiciones:

  • Presentable: limpio, pulcro y ordenado.
  • ¡Legible! A veces los chicos, para terminar antes escriben casi en clave, empleando el “lenguaje tipo sms”, es decir, sustituir el “que” por “q”, el “porque” por “xq” y demás. Hay que dejarle claro que eso queda para el móvil.
  • Sin faltas de ortografía. En la ESO son numerosas las faltas ortográficas, es muy recomendable que vuestro hijo se acostumbre a revisarlas y corregirlas una vez terminados los ejercicios.

2.   El objetivo a corto-medio plazo es que aprenda a priorizar las tareas diarias y a clasificarlas como urgentes frente a las que puede hacer en otro momento por exceso de trabajo.

3.   El objetivo a largo plazo debe ser que vuestro hijo supere la distinción DEBERES-ESTUDIO. Pues deben concebirse como un complemento del estudio en sí mismo. Ya que si se realizan correctamente los deberes, esto es, prestando atención a la tarea, haciéndolos tras leer o repasar lo explicado en clase, y asimilando los contenidos como si fueran “para examen”, él mismo comprobará que más que una carga inútil de trabajo diario suponen una manera de aprender y comprender los conceptos teóricos explicados por el profesor.

Si te ha resultado de utilidad este artículo quizás te interese 7 Pasos para estudiar paso a paso, Cómo motivar a mi hijo adolescente para que estudie e Inteligencia vs Esfuerzo

El post ¿Mi hijo tiene muchos deberes o no sabe organizarse? aparecio primero en La sala de Espera. WebPsicólogos.

Autor: 
Sira Sánchez