Adicción a tecnologías: propuestas terapeuticas

Cuando Steve Jobs presentó la iPad, en 2010, un periodista de The New York Times lo entrevistó y le hizo al pasar un comentario casi obvio: “Sus hijos deben adorar la iPad”. A lo que Jobs contestó: “No lo han usado. Limitamos mucho la tecnología que nuestros hijos usan en casa”.

Una respuesta para pensar, considerando de quién viene….claramente Jobs siguió la regla de oro de los traficantes de drogas : “nunca te enganches a tu propio producto”.

En la Argentina, el uso de pantallas ronda las 7 horas diarias, cuando se recomienda una exposición de dos horas como máximo, especialmente en caso de niños .

El psicólogo norteamericano Adam Alter, en su libro “Irresistible: el aumento de la tecnología adictiva y el negocio de mantenernos enganchados”  plantea el interrogante ¿Quién nos ha convertido en yonkis tecnologicos?

La adicción a dispositivos tecnológicos, son similares a las que podemos desarrollar con el tabaco, las drogas, el alcohol o la compras, debido a que activan las mismas zonas cerebrales asociadas a mecanismos de recompensa. Son más difíciles de combatir debido a que su eso está popularizado y es omnipresente.

Otros modelos en Occidente están apuntando a un tratamiento conductual centrado en otros esquemas. Es el caso de reSTART, un centro de atención ubicado en Washigton (USA)
      

En la clínica reSTART proponen despojarse de dispositivos y conectarse con la naturaleza
 Fuente: LA NACION – Crédito: Gentileza reSTART

Explica luego que en la segunda etapa, viven en departamentos de hasta cuatro personas  y pueden trabajar. Allí encuentran computadoras en las salas y pueden usar  teléfonos no inteligentes, mientras siguen su proceso psicoterapeutico . En la tercera fase ya pueden tener un smartphone an, y cuentan con su propia PC  en sus departamentos.  Todo el proceso dura como mínimo, dos meses. En general necesitan más, pero las familias pueden optar por seguir o no la recomendación del lugar, y pueden quedarse hasta un año.

¿Cómo identificar cuando se trata de una adicción?

“En el caso de un niño, los padres deben plantearse qué es saludable para él: dormir ocho o hasta 10 horas dependiendo de la edad, manejar sus responsabilidades sin que sea una batalla, contribuir a la familia, que tenga tiempo cara a cara con sus seres queridos, que haga actividad física, que se siente a comer a la mesa en forma saludable y tenga hábitos de higiene como ducharse y lavarse los dientes.

Una vez que todas estas rutinas se cumplen, el tiempo para el entretenimiento es sólo una porción de la torta. Lo que pasa con los adictos es que esa porción crece y se achica el resto”, explica Cash. Cuando empiezan las peleas por no poder usar sus dispositivos, quieren aislarse, no pasan tiempo en familia o no quieren hacer caso de reglas de sentido común, es porque el compañero digital se ha vuelto un problema.

Estas conductas llevadas al extremo son las que recurren a reSTART. Un día llegó un paciente de 25 años. Su padre tuvo que entrar a la fuerza a su departamento y lo despojó de sus dispositivos electrónicos. Jugaba 14 horas diarias a los videojuegos mientras Netflix corría de fondo. Y en las pausas chequeaba el celular, chateaba o miraba las redes sociales, mientras vivía a cafeína y azúcar.

Los jugadores obsesivos de videojuegos no son los únicos que llegan en busca de ayuda. También hay casos de obsesivos de la pornografía online u opinadores compulsivos de artículos relacionados con actualidad política, entre otros.

Cash aconseja que los menores de 6 años no tengan dispositivos. “Hay mucha evidencia de que las pantallas como tablets o smartphones interfieren en el desarrollo de la edad temprana”, aduce, y enfatiza que nadie debería dormir con el celular bajo la almohada. “Los padres deben ser firmes y tener confianza en que esas reglas son para beneficio del chico, pero el punto es que los adultos también necesitan seguir esas mismas normas”, propone.

 

Alter, que además de escritor es profesor de marketing en la Universidad de Nueva York, en su charla TED, asocia la adicción a un neurotransmisor en el cerebro llamado dopamina. Al consumir droga, alcohol, fumar un cigarrillo u obtener un like en las redes sociales, se libera este químico asociado al placer. Según el especialista, obtener un “me gusta” se vuelve una pequeña droga, gracias a la imprevisibilidad. Como no está garantizado que los obtenga, esa sorpresa en el proceso hace que sea más adictiva. “Si supieras que cada vez que posteás algo obtenés 100 me gusta, se volvería aburrido rápidamente”, explica.

En la misma línea opina Tristan Harris, ex diseñador ético de Google. En su ensayo sobre cómo la tecnología altera la mente de las personas, asegura que un teléfono es como una máquina tragamonedas. “Una persona promedio chequea su celular 150 veces al día. ¿Por qué? Una de las razones principales es el anzuelo de las máquinas de los casinos: la variable intermitente de recompensa”, describe.

Los diseñadores tecnológicos enlazan la acción de un usuario (tirar de la manija) con una recompensa variable. Tiramos de la manija e inmediatamente recibimos premio o nada. Cuando sacamos nuestro teléfono del bolsillo, estamos en una máquina a ver qué notificaciones nos llegaron, mails, cuántos me gusta obtuvimos, qué foto viene después en Instagram, o una interacción inesperada en las redes sociales.

Después de estudiar en el Laboratorio de Tecnología Persuasiva en Stanford, donde se analizan las formas de captar la atención de la gente y orquestar sus vidas, Harris enfatiza que los diseñadores buscan una sola cosa: maximizar la cantidad de tiempo que pasamos en la pantalla. Por eso Youtube reproduce el siguiente video automáticamente, Snapchat creó los streaks, y -desde Pinterest a Twitter- nos recuerdan con mails los posts recientes que pueden interesarnos.

No hay lugar a dudas: es difícil alejarnos de las pantallas, sobre todo porque los ingenieros del otro lado saben exactamente cómo funciona nuestra psicología para conseguir lo que buscan. Claro que, ser conscientes de eso, puede ser al menos un primer paso.

 

Fuente: https://www.lanacion.com.ar/2074138-adiccion-techie-en-busca-de-la-rehab...

Autor: 
Raquel Ferrari