Adultos superdotados

Adultos superdotados

Parece haber cinco rasgos propios de los adultos superdotados que, a pesar de tratarse de “dones”, pueden producir conflictos internos y en las relaciones con otras personas: pensamiento divergente, excitabilidad, sensibilidad, percepción y entelequia.
Si eres un adulto superdotado puede resultarte útil tener en cuenta las anteriores características con el objetivo de que aprendas a valorarte a ti mismo; que aprendas a aceptarte; y que el conocerte un poco mejor te permita cultivar relaciones realistas en donde sepas cómo compartir tus cualidades.

Parece haber cinco rasgos propios de los adultos superdotados que, a pesar de tratarse de “dones”, pueden producir conflictos internos y en las relaciones con otras personas: pensamiento divergente, excitabilidad, sensibilidad, percepción y entelequia.
Si eres un adulto superdotado puede resultarte útil tener en cuenta las anteriores características con el objetivo de que aprendas a valorarte a ti mismo; que aprendas a aceptarte; y que el conocerte un poco mejor te permita cultivar relaciones realistas en donde sepas cómo compartir tus cualidades.
¿Existen los adultos superdotados?
Da la impresión de que sólo los niños pueden ser superdotados o, lo que es lo mismo, tener altas capacidades intelectuales.
Los rasgos de personalidad de los niños superdotados y sus necesidades emocionales se han descrito ampliamente; pero los estudios sobre los adultos superdotados apenas existen.
Pero esos niños crecen y, cuando se hacen mayores, puede ocurrir que sus altas capacidades se vuelvan conflictivas y provoquen problemas de identidad o estados depresivos.
Si eres un adulto superdotado o convives con alguien que lo sea te puede resultar útil tener en cuenta algunas características que suelen ser frecuentes en estas personas.
¿Con qué objetivo?: con el objetivo de que aprendas a valorarte a ti mismo; que aprendas a aceptarte; y que el conocerte un poco mejor te permita cultivar relaciones realistas en donde sepas cómo compartir tus cualidades.
Características de los adultos superdotados
Parece haber cinco rasgos propios de los adultos superdotados que, a pesar de tratarse de “dones”, pueden producir conflictos internos y en las relaciones: pensamiento divergente, excitabilidad, sensibilidad, percepción y entelequia.
Estos cinco rasgos son una parte esencial de la superdotación.
Aunque las manifestaciones de estos rasgos pueden variar en cada persona dependiendo de otras características psicológicas como son la tolerancia a la ambigüedad, el grado de introversión y extroversión, y el que se prefieran unos sentidos a otros.
Tampoco es necesario que aparezcan todos los rasgos en una sola persona: se pueden dar múltiples combinaciones entre ellos.
Los adultos superdotados pueden mostrar varios de los siguientes rasgos.
Pensamiento divergente
Lo que significa tener tendencia a dar respuestas creativas e inusuales.
El lado positivo
Si posees este rasgo serás una persona innovadora en diferentes áreas, comprometida con las tareas que emprendes, independiente y con gran iniciativa.
Serás capaz de encontrar soluciones creativas para una gran variedad de problemas, incluyendo los interpersonales.
Puedes ver distintos aspectos de una situación. Manejar simultáneamente distintos puntos de vista.
Cuando trabajas en grupo proporcionas ideas, propones desafíos y trasmites entusiasmo.
Te encanta llevarle la contraria a los estereotipos. Es una tentación irrefrenable.
Y aportas color a la vida de los demás.
El lado negativo
Puede que estés tan comprometido con tus propias ideas que te resulte difícil apoyar aquellas ideas que te parecen tontas (lo cual no te facilitará adaptarte a las situaciones en las que el consenso social es importante).
Es probable que no encajes en ciertas situaciones sociales, entre otras cosas, porque no tengas en cuenta ciertas reglas implícitas en las relaciones humanas como puede ser la de no criticar a una persona considerada por la mayoría como muy influyente.
Está siempre pronto a surgir el conflicto entre ser fiel a tu propia identidad o ceder a la presión del conformismo.
También está al acecho el sentimiento de soledad y tristeza.
Excitabilidad
Este rasgo tiene que ver con un nivel muy alto de energía; así como unas emociones que asoman la cabeza ante el más mínimo estímulo; y un sistema nervioso que parece un instrumento ultrasensible.
El lado positivo
Tienes una gran capacidad para centrar la atención durante largos periodos de tiempo (cosa que no pueden hacer las personas hiperactivas).
Disfrutas de la emoción de correr riesgos y de enfrentarte a nuevos desafíos. Aunque sabes cuando parar y no te sueles implicar en actividades temerarias (eso espero), ya que eres consciente de las consecuencias del riesgo que asumes.
El alto nivel de energía te permite una altísima productividad en el campo en el que te sientas interesado.
Juntando la capacidad de correr riesgos con la alta productividad es fácil que te encuentres con nuevas ideas a menudo.
El lado negativo
El lado oscuro de este rasgo tiene que ver con la capacidad de autorregularse.
La necesidad de estímulos y la amenaza siempre al acecho del aburrimiento puede hacer que te habitúes a una actividad constante y excesiva.
También puede ocurrir que no termines lo que empiezas porque una novedad tira de ti irresistiblemente hacia otro territorio inexplorado.
Este vaivén entre un alto interés y actividad por los nuevos proyectos seguido de la pérdida de interés cuando llega la hora de centrarte en los detalles puede resultar muy frustrante para las personas que tratan contigo.
Además puedes sentir poca satisfacción con lo que has logrado, entre otras cosas, porque suelen ser los demás los que recogen el fruto de tus ideas (porque han tenido la paciencia para desarrollarlas).
Es fácil que acabes deprimiéndote, ya que mucha actividad y pocas recompensas acaba desmoralizando hasta a las piedras.
Sensibilidad
La sensibilidad tiene que ver con una profunda identificación con los demás.
Una capacidad muy desarrollada para establecer vínculos profundos.
Para captar al vuelo los sentimientos que están en el ambiente.
El lado positivo
Te comprometes con otras personas y con causas sociales.
Eres consciente de tus propios defectos.
Tu desarrollo moral es muy alto.
Y puede que experimentes un sentimiento de unidad con todo el universo.
El lado negativo
Te puede costar entender que los demás no sientan tan profunda o intensamente como lo haces tú.
Tachas a los que te rodean de superficiales.
Tu alta sensibilidad puede llegar a ser molesta para quien comparta contigo sus problemas porque puede parecer que sientes sus problemas con más intensidad que ellos mismos.
Tal vez te convenga aprender a sentir “con” las personas y no “por” ellas.
Tal vez te convenga aprender a moderar tus respuestas emocionales; a proteger tu vulnerabilidad sin dejar de ser sensible; y a seguir atento a las necesidades ajenas a pesar del frecuente rechazo. (Reconozco que es fácil decirlo pero difícil hacerlo, así que… paciencia).
Si no aprendes estas cosas corres el riesgo de convertirte en una persona aislada.
Percepción
Este rasgo supone la habilidad para captar simultáneamente los distintos aspectos de una situación y ver rápidamente lo que es el corazón de una situación.
El lado positivo
Puedes ver a las personas más allá de sus apariencias.
Lo que te capacita para ayudar a otros a entenderse a sí mismos; a descubrir sus propios talentos.
Puedes evaluar rápidamente a las personas y las situaciones.
Lo que te permite captar la incongruencia frecuente entre lo que aparentamos ser socialmente y los verdaderos sentimientos y pensamientos.
Sientes una verdadera necesidad de verdad.
Te resulta doloroso la falsedad y la hipocresía.
Reniegas de las mentiras como si se tratasen del mismísimo diablo.
Incluso puedes llegar a entender las fachadas sociales como una forma de mentira.
Puedes verte a ti mismo de una manera bastante objetiva.
Tomas tus decisiones teniendo en cuenta tus motivaciones. Y para saber cuáles son tus motivaciones rebuscas en distintos niveles de tu conciencia.
Frecuentemente decidirás hacer lo que consideras adecuado para ti aunque nadie a tu alrededor esté de acuerdo.
El lado negativo
Los demás pueden sentir que lo que tú ves con tanta claridad es una forma de invasión de su intimidad, una forma de amenaza.
También puede resultar confuso para ti mismo el ver los diferentes niveles de las personas. Sobre todo si tratas con personas que muestran una gran discrepancia entre su yo interno y su fachada.
El dilema es el siguiente: Si ocultas tu perspicacia y sigues el juego de las fachadas sociales; o te arriesgas al rechazo usando tu talento.
Ambas alternativas plantean problemas, sobre todo con la espontaneidad.
El mayor peligro es que acabes cogiéndole miedo a la intimidad y a la proximidad con otras personas.
Entelequia
Se trata de un tipo peculiar de fuerza interna que dirige la vida hacia un máximo desarrollo de las propias capacidades.
El lado positivo
Este rasgo te anima a esforzarte por tu propia auto realización.
Resulta muy atractivo a los demás ya que son arrastrados hacia la franqueza, la cordialidad y la intimidad cuando se relacionan contigo.
Aportas sentimientos profundos a las relaciones.
Expresas tus sentimientos de forma espontánea, lo que anima a los demás a hacer lo mismo.
Puedes ayudar a otros a crecer al servir de ejemplo de cómo superar obstáculos y al mostrar tu interés y apoyo.
Puedes crear fácilmente momentos especiales de amistad en donde el compartir profundamente fluye con naturalidad.
El lado negativo
A veces te abruma el que muchas personas quieran contacto contigo pero no tienen gran cosa que ofrecerte.
Sufres cuando los demás se sienten defraudados porque la reconfortante intimidad creada en un momento especial no continúa eternamente.
A los demás les resulta muy difícil de entender que esa especial intimidad, tan deseada, no tiene nada de especial para ti, más bien es lo normal.
Corres el riesgo de dilapidar tus recursos vitales en las necesidades de los demás.
Corres el riesgo de sentirte ansioso por las excesivas demandas ajenas.
Y lo peor de todo, que de nuevo te asalte la tentación de evitar las relaciones humanas para resolver las anteriores dificultades.
Algunas sugerencias
Permíteme algunas reflexiones que pueden serte de utilidad.
La soledad
Ten en cuenta que no abundan tus iguales.
Si consigues aprender a utilizar tu soledad en vez de evitarla o temerla se convertirá en tu principal aliada.
Los momentos de soledad son magníficas ocasiones para cuidarte y explorar tu vida.
Puedes cultivar un amplio campo de intereses sabiendo que siempre habrá alguien que valore algún aspecto de esos intereses.
Las relaciones interpersonales
Conviene que cultives las relaciones con otras personas. Conviene que te compartas con los demás.
Aunque no olvides que los demás no son superdotados (eso te ayudará a no ser demasiado exigente).
Presta atención a los talentos ajenos y aprende a valorarlos y disfrutarlos.
Ten en cuenta que tus cualidades pueden tener efectos muy diferentes según ante qué persona las despliegues e incluso, según el momento. Tu intensidad emocional, por ejemplo, puede ser revitalizante en un momento y agotadora en otro.
También conviene que aprendas a establecer límites claros a la hora de dar y compartir; en el gasto de tu tiempo y energía (que, aunque muy alta, no es infinita).
Puede que necesites tener muchos amigos. Querer compartir la complejidad de tu mundo con una sola persona es comprensible pero, en general, poco realista. Comparte los distintos aspectos de tu persona y de tus aficiones con distintas personas.
Conclusiones
Los cinco rasgos descritos anteriormente pueden provocarte más de una crisis.
Te ves enfrentado, una y otra vez, a elecciones que suponen el rechazo de tus dones o el rechazo de los demás.
Así que conviene que aprendas a valorarte a ti mismo de una manera adecuada y que aprendas a encontrar el apoyo de los demás.
Si no es así, las crisis de identidad se sucederán y tu energía creativa quedará bloqueada.
A pesar de todos los peligros, no olvides que tienes el potencial para lograr un alto grado de autorrealización.
Los aspectos positivos de la superdotación pueden compensar con creces los problemas que acarrea.
Espero que este artículo te sirva para conocerte un poco mejor.

Autor: 
joseavelinogp@gmail.com (José Avelino García Prieto)