ALGUNAS CLAVES PARA QUE CUMPLAS TUS PROPÓSITOS EN EL NUEVO AÑO

Comienza un nuevo año y con él los propósitos y las esperanzas hacen que te sientas optimista y lleno de energía. Al menos hasta que a los dos días de iniciar con tu plan de buenas intenciones fallas por primera vez. Sé exactamente lo que sientes en ese instante; rabia, impotencia, ira, tristeza. Es un duelo en toda regla y el réquiem se da en favor de tu fuerza de voluntad que no ha conseguido mantenerse firme ante las embestidas de la vida diaria. Pero es que esa fuerza a la que tanto aludes ni es gratuita ni es ilimitada. Te damos las claves para que éste sea el año en el que cumplas tus propósitos (por fin).

La fuerza de voluntad: ¿Por qué falla?

Empecemos por el principio. La fuerza de voluntad es definida por American Psychological Association como el principal medio para conseguir un fin a cambio de posponer una satisfacción inmediata. En el año 2011 esta misma Asociación había realizado una encuesta en la que se mostraba claramente que un 27 por ciento de quienes participaban respondía que la falta de voluntad era la principal barrera entre ellos y sus objetivos. ¿Serías tú uno más? Pues lo que viene a continuación te interesa.

Según el investigador y psicólogo de la Universidad del estado de Florida Roy Baumeister, hay tres componentes que se tienen que tener en cuenta a la hora de alcanzar una meta:

  • Debes establecer una motivación hacia un cambio y fijar una meta.
  • Te tienes que motivar para alcanzar tu meta mediante la visualización.
  • Debes ejercer tu voluntad.

En base a estos conocimientos te vamos a explicar cómo puedes lograr tus propósitos de Año Nuevo, también este año.

Cómo cumplir tus propósitos (de verdad)

Antes de nada te recomendamos que encuentres una meta. Una sola meta. Es habitual que los propósitos de Año Nuevo sean muchos y muy variados pero la realidad es que esto puede que sea un obstáculo. Si este año quieres dejar de fumar, por ejemplo, no te encamines a dejar de fumar, apuntarte al gimnasio y empezar a estudiar. Son demasiadas cosas que te pueden resultar pesadas a medida que avancen los días y que te pueden llevar a que no cumplas absolutamente nada.

Una vez que hayas descrito tu objetivo (por ej: dejar de fumar), lo siguiente es dividir ese objetivo en pequeñas metas semanales. Estas metas deben ser pequeñas y se deben poder conseguir. Empieza por visualizar los beneficios de dejar de fumar y marcar los perjuicios que pueden conllevar en tu vida. A continuación imagínate cumpliendo tu objetivo. Cada mañana, cuando te levantes, tómate unos minutos para visualizar. Esto te ayudará a conseguirlo más fácilmente.

Una ayuda para tener más fuerza de voluntad

Se habla muy a la ligera de la fuerza de voluntad como algo ilimitado y hay cierta controversia con respecto al tema. Sin embargo, si hay algo que es cierto, es que la fuerza de voluntad debe promoverse de algún modo. Así como a un adicto se le recomienda que deje de frecuentar determinados lugares que le puedan hacer recaer, tú puedes ayudar a tu fuerza de voluntad con pequeñas acciones.

Si continuamos con el ejemplo puedes colaborar en tu propósito no teniendo tabaco en casa, hablando de ello con los demás (que quieres dejar de fumar y que no te ofrezcan) o abandonando por un tiempo los lugares y actividades que te recuerden al tabaco. Está demostrado que el café y el alcohol, a menudo, se relacionan con el tabaco. También el cigarro de después de las comidas. Por supuesto no vas a dejar de comer pero sí que puedes acostumbrarte a hacer otra cosa después de comer. Es el caso de dar un paseo o echar una siesta.

En definitiva, la fuerza de voluntad existe y puede que en un determinado momento sea ilimitada pero para potenciarla debes poner de tu parte. Recuerda que el objetivo último de la fuerza de voluntad es cambiar el placer a corto plazo por las satisfacciones de obtener tus metas a largo plazo.

Si necesitas ayuda para alcanzar tus metas u objetivos, el coaching puede ayudarte.

Autora: Alex Bayorti (colaboradora de nuestro Blog)

 

Autor: 
Esther