Amar para poseer mata el amor... III parte

Este post viene de...
He conocido parejas que estando juntas, nunca se habían amado y vivían aparentando que lo hacían. Sin ser conscientes de que el secreto es querer a los demás por lo que son y que nos quieran por lo que somos. Sin intentar cambiar a tu pareja, es todo más fácil, es escuchar e intentar comprender a la persona que invierte su tiempo compartiendo su vida contigo. Es ese tiempo lo realmente importante, no si en un futuro puede estar o no contigo; estás, ahora, disfrútalo como si fuese la última vez.
Dale al play...
Ser consciente de que sólo discute el que no es lo bastante listo para encontrar soluciones, hablarlas, compartirlas e intentar argumentarlas junto a la persona con la que ha elegido compartir tu vida.
Sólo se cela el que no tiene suficiente autoestima para comprender que tu pareja no es tu posesión y que es libre de dejar la relación en el momento que desee, nunca serás feliz si vives con miedo a la pérdida. Yo entiendo el amor como hacerle la vida más fácil a la persona que amo, así de sencillo, familia, amigos, parejas e incluso personas desconocidas; lo que mi familia, amigos, parejas, los desconocidos entraríamos en un debate diferente que quizás otro día trate; hagan, es una decisión suya, no mía. Yo no puedo obligar a la persona que amo a estar conmigo, es su elección, yo sólo puedo hacerla feliz, porque me hace feliz, lo que pase ya no es "asunto mío", (pensamiento muy budista por cierto) yo decido con quien invierto mi tiempo. Tener un amor secreto o "estar pillado" por alguien, no es nada malo, es algo normal, a veces es correspondido y otras muchas veces no, (me acuerdo siempre cuando hablo de este tema de "El amor en los tiempos del cólera", maravillosa historia de amor escrita por Gabriel García Márquez, en donde Florentino Ariza se enamora de Fermina Daza, esperando el momento indicado para estar con el amor de su vida durante Cincuenta y un años, nueve meses y cuatro días) nos pasa a la mayoría de las personas...
Las parejas (no entendidas como parejas románticas heterosexuales únicamente, son infinitas combinaciones, pueden ser de igual o diferente sexo, e incluso pueden ser parejas de amigos, no tener sexo o solo tener sexo,...) se pueden perder por el camino. Si siguen juntas, con los años, suele llegar un momento en que quizás sea demasiado tarde cuando se den cuenta de que se amaban de verdad o de que realmente no se amaban...
Entrégate plenamente (lo cual no quiere decir que acabes compartiendo tu vida con esa persona, entendido como la unión en una pareja convencional) o sepárate, el término miedo (perdón medio) es perder el tiempo.
Si te entregas, no hay mas secreto que cuidar y mimar a la persona que amas, logrando transitar juntos por muchos momentos en esta vida, separándose incluso a veces por las circunstancias individuales... pasando el tiempo, de repente, os volvéis a ver, brillan vuestros ojos, las sonrisas son más amplias, llegáis a acariciaros con la mirada y cuando por fin os abrazáis sentís vuestros corazones uno muy cerca del otro acompasándose...
Siempre teniendo cuidado, porque las uniones tienden a la desidia, a la apatía, al menosprecio, a infravaloraciones... porque cuando hablamos de amor y le sumamos años, suele ser así... aunque no debería serlo.

Recetas...
Mucha paciencia, la vida es una sucesión de errores que van conformando en quien aprende de ellos un mundo cada vez más hermoso por el que transitar, fracasa mejor me dijo un día mi primo la noche de fin de año al poco de separarme; no quieras tener siempre la razón; la razón no existe como tal, solo la tienen los ignorantes y los mediocres; no hablar si no mejoras el silencio y a la vez si eres consciente de que algo que vas a decir, va a hacer daño a la persona que amas, muérdete la lengua, cómete tu veneno, cállate.
Lo primordial, mucho cariño y ternura, que son dos de las principales "armas" mas poderosas, en este mundo en que se confunde valor y precio; no cuestan nada, tienen un valor incalculable.

La vida en pareja son dos personas individuales con sus personalidades  y características propias, que  construyen juntas un mundo en donde ambas individualidades cohabitan para ser mejores de lo que son individualmente, intentando disfrutar y que disfrute de los momentos maravillosos, que son muchos mas de los que a veces esta vida líquida en la que vivimos nos permite ser conscientes, ayudar a tu pareja a superar las adversidades, las va a haber, te lo aseguro... creced juntos, amaros, evolucionad, ... porque sí, quiero decirte, que la gente cambia y que si no cambias, entonces estás muerto en vida, debemos crecer como personas, mirar atrás con respeto por la persona que fuimos pero siendo conscientes de que somos mucho mejores en el presente de lo que éramos en el pasado y que posiblemente, o por lo menos tenemos la obligación con uno mismo, de serlo mejores en el futuro.

Constante cambio, evolución continua, fracasa mejor, ... a veces, simplemente, estar ahí reconfortando con un silencioso pero sentido abrazo.

Recuerda que la mayoría de las veces lo que te molesta, te irrita o enoja de tu pareja está dentro de ti. Cuando te critican o te juzgan y te molesta o hiere, quiere decir que algo hay de verdad en esas incomodidades, intenta comprenderlas, sin atacar a quien te está enseñando a crecer como persona; porque si te critican, te juzgan o quieren cambiarte y no te afecta, será porque a esa persona le pertenecen esas palabras hirientes, es a ella a quien le compete lo que te está a ti diciendo, son sus proyecciones, no habla de ti, habla de ella...
...y lo más importante, todo lo que te gusta de tu pareja, de tu amiga, lo que amas en ella, también está dentro de ti, estás reconociendo tus cualidades en ella. Cuida, respeta, fomenta el cariño y la ternura, abraza, besa, quiere, ama.
A veces las amistades, con los años, acaban en amor, en un amor tan grande que solo en pensar que esa amistad se puede perder, crece un miedo inconmensurable... vence al poder del silencio con las palabras, no tengas miedo de decir "te quiero", "te amo"; miedo a un no, que te rechace; miedo a un sí, que no sepas gestionar... ambas duelen muy dentro, pero liberan.
Piensas que no puedes morir sin volver a besarla y quizás sea así o quizás te equivoques y te falte vida para que podáis amaros en un momento futuro... díselo, el no ya lo tienes y el miedo al sí, el miedo al fracaso no tienen porque paralizarte, si vale la pena, si vuestra amistad en tan fuerte, con el no, saldrá reforzada y si es no, es que no era tanta esa amistad... si te dice si, puede ser que pases los momentos mas maravillosos de tu vida o no, pero ante ambas opciones, creo que no hay silencio que valga. (siempre me acuerdo de Ross y Rachel en Friends, a mi generación nos marcó esa serie).
Imagínate cogiéndole la mano, mientras con la otra acaricias su espalda, su pelo, mirándoos a los ojos tumbados en la cama, imaginando un universo infinito que en ese preciso momento estáis creando, en el cual a pesar de los años siempre podrás volver a recordar aquel momento como uno de los mas maravillosos que has vivido sin encontrar palabras para poder describirlo.
Podrá pasar cualquier cosa, pero tú siempre podrás volver a ese momento... recordar (viene del latín, re cordis, volver a pasar por el corazón, así las vivencias al ser recordadas adquieren una impronta propia característica que genera una felicidad por la experiencia personal revivida) esa mirada, sus ojos, aquel perfume que respirabas mientras su sonrisa te envuelve, el roce de su piel entre tus dedos, como si fuera la primera vez; juntarás de nuevo las manos, mirarás de nuevo sus ojos, acariciarás su espalda, su cabello, e incluso podrías hasta fantasear con un beso mientras acercas tus labios a los suyos y quizás, solo quizás, te quedes dormido y amanezcas, entre sueños, amándola sin fin.
"E quero bailar ao ritmo do que vive ilusionado,
e ca voz do silenciado cantar quero con paixón,
Ca querenza e ca emoción da que non pretende nada máis,
que seguir namorada mentres quede corazón..."
Autor: 
Ruben Botana