Belleza y autoestima: Cuando la felicidad depende de tu aspecto físico


La belleza física, no es más que una simple casualidad genética.

Que los rasgos físicos de una persona sean considerados bellos o feos es una cuestión de cultura, simetría y biología.

El problema que tenemos hoy en día en que, vivimos en una sociedad, que le da mucho poder a la belleza física.

Es más, tendemos a valorar a las personas guapas como mejores personas, más inteligentes y más de fiar.

Evidentemente este sesgo es una falacia, y es injusto para las personas feas. La belleza física no nos permite sacar ninguna conclusión respecto a una persona, excepto que es guapa.

¿Y si soy feo qué?

El problema es que somos muchas las personas que nacemos sin las características físicas para ser una persona guapa.

Y aquí tenemos varias opciones para afrontar la vida en una sociedad que valora sobremanera una belleza que no tenemos, pero podemos resumirlas en dos:

  • Asumir que no somos personas guapas.
  • Luchar por cambiar nuestro físico y convertirnos en personas guapas

Asumir que no somos personas guapas

Aquí nos encontramos con una cuestión de autoestima y de autoimagen.

Si tienes una autoestima alta, has aprendido a quererte y a saber quién eres y tienes una autoimagen ajustada a la realidad, enhorabuena.

La belleza tiene poco que ver con la felicidad y seas feo o guapo, fea o guapa, que seas una persona feliz o guapa tiene bastante poco ver con lo físico.

¿Y si nos gustáramos tal y cómo somos?

Luchar por cambiar tu físico y ser más guapos

Es totalmente lícito y saludable querer ser la versión más atractiva posible de ti mismo. El problema surge cuando se te va la pinza.

Porque cuando hablamos de belleza se empiezan a mezclar conceptos como belleza, juventud, salud, marketing y negocio y toda una industria de la belleza y el físico que te vende felicidad.

Vamos por partes

Belleza y salud

Cuidar tu salud física es una buena idea.

Tenemos un problema global de sobrepeso y estar gordo, no es un simple problema estético, sino de salud.

Tenemos que aprender a comer mejor, dejar de abusar de las grasas y productos procesados y ajustar nuestra ingesta de calorías a nuestra actividad física.

Pero partiendo de esta evidencia, nos encontramos con un gran de negocios de dietas milagro (que no son nada saludables), y de apóstoles de la delgadez que insultan al gordo, como Mercedes Milá, culpándolos de no ser delgados.

Os dejo un monólogo de Buenafuente explicando porque digo lo de Mercedes Milá

Otro ejemplo donde salud y belleza se mezclan, son las verrugas.

Cuando se tienen verrugas estamos ante un problema no sólo de estética, sino de salud.

En estos casos, es importante saber cómo actuar para cuidar tu salud. En este artículo podéis ver los diversos métodos que puedes utilizar para luchar contra las verrugas.

Cambiar tu cuerpo y tu cara para ser más guapo

Hoy en día es posible casi construirse un cuerpo y una cara a medida.

Nos encontramos desde la posibilidad de machacarse en el gimnasio hasta las múltiples opciones de cirugía estética para modelar tu cuerpo al gusto.

El problema que nos podemos encontrar con la obsesión de mejorar el aspecto físico, es que se te vaya la pinza.

Seguramente sea saludable corregir mediante cirugía corregir un aspecto de tú físico que te está acomplejando.

  • Conseguir más masa muscular,
  • blanquear los dientes,
  • reducir o aumentar el pecho,
  • corregir las orejas de soplillo o
  • enderezar la nariz

son algunas de las opciones más habituales que nos encontramos.


Picasso: Mujer con sombrero y cuello de piel

El problema es que nos encontramos, cada vez más, personas que acaban enganchadas a modelar su cuerpo y acaban sufriendo adicción y comportamientos muy poco saludables.

Adicciones sin sustancia

Todos hemos visto personas vigoréxicas (que encima se creen que están sanas) y casos de adicción a la cirugía estética, que acaban dejando su cara como un Picasso de la época cubista.

La promesa de la eterna juventud

Otro valor que hoy en día está en alza, es la juventud. Hasta tal punto que, en muchas ocasiones, juegan a confundir los dos conceptos.

Seguramente sea complicado vender una crema diciendo que te va a hacer más guapa. En cambio, si te las venden diciendo que vas a ser más joven.

En general, cualquier producto que te vendan diciendo que vas a ser (o parecer) más joven, es simplemente mentira.

Y lo que es peor, dado que ser joven se ha convertido en un valor (si, somos idiotas como sociedad), es habitual encontrarnos personas de mediana  edad que, en su lucha por ser jóvenes, acaban vistiendo y comportándose de forma bastante ridícula.

Belleza y autoestima.

A modo resumen, decir que, si tu felicidad depende de tu belleza, vas por mal camino.

La belleza física (si en algún momento la tuviste), es algo que se va perdiendo.

Pensar que la belleza aporta felicidad es un error.

Si quieres ser una persona feliz, lo mejor es que bases tu autoestima en tu comportamiento, tu relación con los demás y en ser, al fin y al cabo, una persona coherente, que respeta a los demás y que se respeta a si misma.

Como mejorar tu autoestima

 

[TEST] ¿Necesitas ayuda psicológica?

Desde WebPsicólogos te presentamos un test que mide tus niveles de ansiedad, estrés y depresión

Antes de realizar el test ten en cuenta:

  • Tardarás menos de 3 minutos en realizarlo completo.
  • El resultado es totalmente anónimo.
  • El resultado no es una evaluación psicológica profesional. Simplemente es un indiciador de como te encuentras

Instrucciones

Teniendo en cuenta los últimos 15 días, contesta la respuesta que mas se acerque a tu situación.

No hay respuestas correctas y no le des demasiadas vueltas a cada pregunta.

 Si no ves el botón "jugar", haz click aqui para iniciar el test

La entrada Belleza y autoestima: Cuando la felicidad depende de tu aspecto físico aparece primero en WebPsicólogos.

Autor: 
Javier Romero