CÓMO HABLAR DEL DIVORCIO CON LOS HIJOS DE 6 A 12 AÑOS

niños6a12En estas edades los niños ya han superado la edad preescolar, su pensamiento ha evolucionado y ya empieza a integrar toda la información que conoce y entender puntos de vista diferentes al suyo. Cada vez se hace más consciente de su propia identidad, de quién y cómo es. El disponer progresivamente de mayores recursos verbales también les ayuda a comprender y exteriorizar mejor sus sentimientos.

Al igual que con los más pequeños lo ideal es que ambos padres hablen conjuntamente con su hijo, buscando un momento tranquilo, de confianza y relajado. Estas son algunas cosas a tener en cuenta en la conversación con ellos:

  • De 6 a 8 años – Los niños continúan desarrollando su pensamiento y en esta etapa ya son muy conscientes de la situación, por lo que se aconseja que se les avise de lo que va a suceder, lo más recomendable pues es explicarles el cambio que se va a producir en las vidas de todos. A partir de los 6 -7 años el manejo del lenguaje es ya una herramienta de elaboración de su pensamiento, pero aún es posible que se sientan culpables de la ruptura de la pareja, por ello hay que estar atento y de nuevo aplicar los consejos del post anterior para tratar que los niños no se culpabilicen por la separación de los padres.

Asimismo en estas edades es frecuente que el niño fantasee con la idea de que la familia va a volver a estar junta, por lo que habrá que dejar claro a los niños que la separación va a ser permanente, que ellos no son responsables de que haya ocurrido y que van a seguir siendo queridos y cuidados por ambos progenitores igual que antes.

Otro problema que surge usualmente es el conflicto de lealtades lo cual a nivel emocional es muy negativo para los niños ya que se encuentran en muchos casos en la tesitura de tomar partido por uno de los dos o de evitar la situación “escondiendo o disfrazando” lo que ocurre en la otra parte y esto a veces les obliga a vivir una “doble vida” que les dificulta una vida emocional saludable y feliz.

  • De 9 a 12 años – Conforme van creciendo los niños van desarrollando su sentido moral y empiezan a juzgar las situaciones en términos de bueno-malo, correcto-incorrecto. Su pensamiento en este sentido es rígido por ello en muchas ocasiones acaban tomando partido por uno de los dos progenitores en función de lo que ellos perciban que ocurre entre sus padres, es habitual que tengan la idea de que uno de ellos es “culpable” y el otro “inocente”. Por eso en estas edades es importante que los padres les dejen muy claro que el divorcio o separación va a tener lugar porque los miembros de la pareja tienen razones de peso para no seguir conviviendo juntos, pero sin dar a entender a los hijos que el comportamiento de uno de ellos ha sido el responsable de esta ruptura.

En algunos casos los niños de estas edades pueden sentirse también responsables e intentan por diversos medios que haya un acercamiento y reconciliación entre sus padres.

De nuevo se recomienda a nivel general no involucrar a los hijos en las discusiones de pareja, no descalificar ni reprochar cosas al otro miembro delante del hijo, no utilizar a los hijos como “paños de lágrimas”, etc… ya que estas situaciones pueden llevar al niño o niña a la necesidad de victimizar a uno de los padres y a culpabilizar al otro, tomando así partido por uno de los dos cuando la mayor parte de las veces sus afectos pertenecen a ambos.

Montse García

Bibliografía consultada
“Guías para padres y madres en situación de separación y/o divorcio ” – Ayuntamiento de Victoria-Gasteiz
 
Autor: 
Montse