COMO ME LLEVO CON MI SOLEDAD

          Hoy quería dedicar mi post a una de las emociones que todos en algún momento hemos sentido y que es protagonista en las sesiones de terapia con mis pacientes: LA SOLEDAD. No suele ser bienvenida cuando les aparece y suele ser un motivo de queja y malestar cuando se sienten acompañados por ella.

          A continuación voy a relatar cuatro casos donde la soledad está presente, así como la problemática en cada uno de ellos. Mi objetivo con el post de hoy es que sirva para la reflexión, y para la toma de conciencia en relación a uno mismo, ¿puede ser que en algún momento de tu vida también te hayas sentido como ellos?

“ME ANGUSTIA ESTAR SOLO”

          A mi paciente A. le angustia mucho estar solo. Sólo el simple hecho de pensarlo, le provoca ansiedad y malestar. Además anticipa que va a pasarlo muy mal si está solo, e intenta por todos los medios que esto no ocurra. A veces se muestra hiperactivo, necesita tener su agenda llena todas las semanas y que no quede ningún hueco libre sin actividad porque así se siente seguro frente a la posibilidad de verse solo sin nada que hacer. Viene de una familia en la que sus padres tampoco toleran bien la soledad, y además, se han creado vínculos de dependencia y sobreprotección entre sus miembros. A. se siente como si fuera un niño pequeño dentro de su familia, y está buscando la manera de poder ser más autónomo y llevarse mejor con su soledad.

 “ME SIENTO RIDÍCULA SI HAGO COSAS SOLA, NO ME IMAGINO YENDO AL CINE, COMIENDO SOLA… QUÉ VAN A PENSAR DE MÍ LOS DEMÁS”

          L. no es capaz de estar con su soledad porque no para de pensar en lo que los demás pensarán de ella: que si es un bicho raro, si no tendrá amigos… y aunque a veces desearía poder ir al cine, salir a pasear, ir a un restaurante a comer… no lo hace si no hay nadie que la acompañe. L. está dándose cuenta de que todo lo que ella cree que los demás piensan sobre ella, en realidad es lo que piensa sobre sí misma, y que para que sea capaz de estar sola, primero es necesario que pueda tener un concepto y una valoración de sí misma diferente. Es lo que en Psicología llamamos proyección, proyecta en los demás pensamientos que en realidad está pensando de sí misma. Está trabajando actualmente para hacer un huequito en su vida a la soledad. 

“NO DISFRUTO HACIENDO COSAS DONDE NO HAYA NADIE QUE ME ACOMPAÑE”

          T. es una persona muy sociable, le encanta pasar tiempo con los demás. En general, suele caer bien y es una persona muy valorada en todos sus círculos de amigos. Lo que le ocurre es que siente que no se conoce a sí mismo, a veces no entiende sus reacciones ni qué siente frente a las cosas que le pasan. Cuando está solo… se aburre, se siente frustrado y cree que pierde el tiempo si sólo está consigo mismo. A veces se obsesiona tanto con tener que disfrutar o aprovechar de cada momento, que no puede disfrutar, y desconoce lo que es “estar parado” y estar para sí mismo. Cuando hemos empezado a trabajar sobre ello, repetía en muchas ocasiones: “¿Pero qué tengo que hacer cuando esté sólo?”. Y yo le decía: “¿Qué ocurre si no haces nada?”. Está buscando conocerse a sí mismo, y tolerar la soledad es uno de los caminos para conseguirlo.

“ME DA MIEDO VERME SOLO EN UN FUTURO”

          C. está atravesando por un proceso de ruptura de pareja. Se siente sola. Además, ella no ha elegido dejar la relación, lo que hace más complicado verse en soledad. Siente que nunca más va a poder estar con alguien como él, cree que nunca más va a encontrar pareja, y lo que es más grave para ella, cree que nadie le va a querer nunca más. Se siente muy triste y abatida, no para de pensar en lo vivido con su ex pareja, y aunque intenta quedar con amigos para pasar el rato, se siente sola incluso rodeada de gente. C. está pasando por un proceso de duelo, la separación está destapando otros miedos anteriores que no sólo tienen que ver con su ex novio, y que son foco de trabajo en las sesiones .

           Estas son algunas de las historias que tienen como protagonista a la soledad. ¿Y tú, cómo te llevas con la tuya?

 

 

Autor: 
Maria Gutierrez