Consejos para discutir con tu pareja de una forma saludable

¿CÓMO DISCUTIR CON TU PAREJA DE UNA FORMA SALUDABLE?

 

discusiones1-580x360

 

 

Empieza por detectar cuál es la verdadera razón por la que se ha producido la discusión para llegar al fondo del asunto sin dar vueltas u ofender a tu pareja. Detectar el centro del problema es primordial para hacer la discusión más breve y no acabar gritando.

 

Es importante buscar el momento adecuado para hablar del problema en cuestión. Evita las discusiones a última hora de la jornada o en cualquier otro momento en que estés cansado/a.

 

Fíjate un objetivo concreto, ya que la finalidad de la discusión es resolver un problema, y no  tiene porqué ser sinónimo de pelea. Cuando se discute es un fin determinado, céntrate en el objetivo y no grites, intenta guardar la calma y el respeto total por el interlocutor.

 

Plantea tu punto de vista con lógica y  arguméntalo. No debes rehuir el comentar los problemas que tienes aunque eso genere discutir, es mejor hablar que ir guardando hasta explotar de una manera inadecuada.

 

No hagas imposiciones. Lo más importante es intentar ponerse en el lugar del otro, comprender su punto de vista.

 

No saques trapos sucios que no construyen, sino que empeoran. Si se discute por algo que sucedió ayer, no te remontes a años atrás en busca de agravios.

 

No insultes. Desecha las afirmaciones demoledoras y definitivas, esas que nunca se olvidan por mucho que después pidamos perdón (te odio, no te soporto, etc.).

 

Si realmente te interesa seguir conviviendo con la otra persona, plantéate una discusión constructiva, no destructiva.

 

Trata de exponer tus ideas con calma, razonándolas, aunque el interlocutor tenga una opinión diferente. No te escuches exclusivamente a ti, escucha lo que dice la otra persona. Siempre escucha a tu pareja cuando defiende sus razones, óyela sin perder la calma y sin irrespetar.

 

Si la discusión sube de tono, abandona o aplázala hasta que os calméis. Déjate de actitudes violentas como subir el tono de voz, usar palabras ofensivas, denigrar al otro, acercarte demasiado invadiendo su espacio o  esforzarte por tener la última palabra.

 

Es una buena práctica, aunque cueste trabajo en el transcurso de una disputa, decir cosas agradables de la otra persona

 

Aprende a ceder y negociar. No conviertas una discusión en  una batalla campal. Defiende tu punto de vista con coherencia y firmeza, pero al mismo tiempo se flexible. Si ves en el transcurso de la discusión que no tienes razón, cede y reconoce a la otra parte. Mantener las tensiones durante tiempo improcedentemente, para lo único que sirve es para tensionar más aún la relación. Ten en cuenta que una discusión no es una lucha de poder para comprobar que se tiene la razón, sino un diálogo para intentar mejorar las cosas y llegar al mutuo acuerdo. Si  en el diálogo con tu pareja consideras que lleva razón en algo, admítelo con humildad.

 

El orgullo  es un mal consejero. Poder admitir que te has  equivocado te llena de nobleza. Por el contrario si te mantienes firme de forma testaruda solo aumentará el malestar y os llevará a perder el control.

 

Cualquier droga puede, (pero sobre todo alcohol, café en exceso) influir negativamente en el proceso de la discusión ya que estas u otras sustancias alteran la percepción de la realidad, por lo cual no sería conveniente empezar una discusión bajo sus efectos.

 

Si controlas la respiración durante la discusión no te tensionarás y actuarás más tranquilo/a y racionalmente. Para ello respira lenta y profundamente, y expulsa el aire por la boca Si en algún momento sientes que esta discusión te supera y que estás a punto de cruzar la barrera y perder por completo el control, entonces para. Date un respiro, por la salud de ambos pide que se detenga la discusión y sal a tomar aire, date un baño, respira profundo y cuando te hayas calmado aplica estos consejos.

 

Perder el control al discutir con tu pareja es habitual pues se trata de alguien que te conoce muy bien, tus fortalezas y puntos débiles, por eso no te culpes y más bien intenta buscar soluciones efectivas a los problemas.

 

 

 Autora: María Teresa Vallejo Laso

Autor: 
teresa@psicologiaonlineweb.com (TERESA)