CUÁLES SON LAS CRISIS DE PAREJA QUE SE VIVEN EN UNA RELACIÓN ESTABLE

Cuáles son las crisis de pareja que se viven en una relación estable-360x300

Concebimos la vida en pareja porque vivimos en la era moderna en la que no existe dependencia económica por parte de ninguno de los miembros. Por ello cuando se presentan algunas de las crisis de pareja que vamos a comentar es habitual que uno o dos de los miembros decidan tirar la toalla o, como mínimo, hacer balance de si realmente esa relación merece la pena. ¿Te sientes reconocido con alguna de estas crisis de pareja que se viven en una relación  estable habitualmente?

La crisis del año: adiós a la limerencia

La limerencia es un término que fue acuñado por la psicóloga Dorothy Tennov en 1977 y que representaría un estado mental involuntario que resulta de una atracción romántica. Cuando no es correspondido se convertiría en la enfermedad del amor pero cuando sí lo es se trata de una fiesta de hormonas del placer y la felicidad que nos hace ver al otro como a nuestra pareja perfecta.

El gran problema surge cuando, pasados de unos meses a un año (en el caso de relaciones maduras en las que se ven todos los días y pasan varias noches en casa del otro), se empieza a ver al otro con sus defectos y no solo con sus virtudes. También se aprecia que no se es tan parecido a la pareja y cada cual trata de recuperar su espacio. Todo esto acarrea una crisis de pareja. No es extraño que durante el primer año o año y medio se produzcan numerosas rupturas de relaciones que eran aparentemente perfectas. En estos casos no hay terapia que os pueda ayudar ya que, simplemente, puede que esa persona y tu no tengáis tanto en común como se podía esperar.

La crisis de los tres años: ¿Sigue habiendo amor?

Aunque cada pareja vive la relación a su ritmo, es habitual en parejas estables (y mayores de 25 años, en la mayor parte de los casos) que a los tres años de relación se pase “al siguiente nivel” que es querer cohabitar. Además de las razones económicas habituales (que una parte de la pareja pasa más tiempo en casa de la otra que la suya propia, por ejemplo) también hay un potente motivo para querer la convivencia: la necesidad de dar otro paso. Estábais bien juntos y os preguntáis, ¿Por qué no?

Un gran porcentaje de las rupturas de la crisis de los tres años se debe al fracaso de la convivencia y de la comunicación. Es entonces cuando uno o ambos miembros de la pareja vuelven a “ser ellos mismos”, cuando quieren tomar su espacio personal. También la crisis se puede dar por no haber hablado acerca de tener hijos. A menudo es cuando uno de los dos miembros quiere dar otro paso más ya que ya han convivido juntos. La superación de esta fase implica un paso fundamental hacia la madurez de la pareja: de la idealización a la aceptación.

La crisis de los diez años: no somos pareja, somos padres

Tener hijos no fortalece a la pareja, simplemente deja ver las grietas que ya existían. Lo que sí puede conseguir es separar a ambos, pero no a la familia. ¿Cuántas veces se ha escuchado eso de que se sigue con el otro por los hijos, por no pasar por un divorcio o por no tener que pasar por el papeleo de la venta de los inmuebles conjuntos?

A los diez años  de relación aproximadamente (normalmente coincidiendo con la muy cuestionada crisis de los 40), los hijos deben ser educados y es cuando se miden los diferentes modelos de educación que hay en la pareja. También ocasionan gran parte de los conflictos de la pareja. El sexo ha pasado a un segundo plano debido a que no hay tiempo para la intimidad en la pareja. Muchas relaciones, especialmente aquellas que tuvieron hijos muy jóvenes, experimentan la necesidad de empezar de nuevo cuando ven que se acercan los cuarenta.

La crisis del nido vacío: viviendo con un desconocido

La nueva situación socioeconómica ha sido el caldo de cultivo para una crisis de pareja que antes llegaba mucho antes, coincidiendo con la crisis de los cuarenta. Actualmente hay parejas que tienen hijos dependientes económicamente hasta pasados los cincuenta. Esta necesidad de cuidado conlleva que no se centren en su pareja hasta pasada la mitad de la vida.

Cuáles son las crisis de pareja que se viven en una relación estable-200x114De repente se marchan los hijos y la pareja queda sola después de más de treinta años centrados en ellos y en el trabajo. Es entonces cuando surgen muchas rupturas (cada vez más) debido a que los miembros de esa pareja también han cambiado y se dan cuenta de que son absolutos desconocidos para el otro. ¿El resultado? Crisis de pareja y, quizás, el final definitivo.

¿Estás atravesando un momento crítico en tu relación? ¡Podemos ayudaros!

 Autora: Alex Bayorti (colaboradora de nuestro Blog)

Autor: 
Esther