Cuando tu inseguridad emocional se entromete en tu vida amorosa

Cuando la inseguridad emocional sale a flote:

Ana era una chica tranquila y equilibrada.  Estudiaba, trabajaba y salía con amigos los fines de semana hasta que conoció a David, de quien se enamoró al instante. El chico, un exitoso vendedor, resultó una mala elección. Le enviaba mensajes confusos respecto a sus intenciones y eso hacía que Ana se sintiera totalmente desequilibrada.

En los momentos en que David era afectuoso y atento Ana se sentía como la mujer más feliz del mundo, sin embargo David solía empezar a actuar “extraño”: a veces parecía que no quería compromiso, le sonreía a otras chicas,  no respondía los mensajes durante  unas horas o parecía frío.

Cuando esto pasaba, Ana perdía toda tranquilidad. Chequeaba su teléfono constantemente, espiaba a David en el Facebook y hacía perfiles falsos, pensaba frecuentemente en él y era el tema de conversación con sus amigas, en resumen, estaba obsesionada.

Inseguridad emocional = estilo de apego ansioso

Ana no padecía ningún trastorno ni era masoquista. Se trataba simplemente de un sistema de apego activado. Las personas de estilo ansioso poseen un sistema hipersensible que los hace estar alertas y vigilantes. Con el menor indicio de peligro, el sistema se activa y no se puede calmar a menos que su pareja le envíe una señal inconfundible que está interesado y que la relación esta a salvo.

Ana se sentía insegura y por lo tanto confrontaba a David, a veces de forma directa y crítica, con lo cual David respondía a la defensiva y alejándose aún más. Los amigos de Ana le decían que él no le convenía, y a pesar de no sentirse a gusto en la relación no se sentía capaz de desprenderse.

Estilos de apegos

Existen tres tipos de apegos cuando se trata de relaciones amorosas.

Apego seguro:

Estas personas se sienten a gusto en situaciones de intimidad y suelen ser cálidas y cariñosas. No se preocupa en exceso por la relación, sabe comunicar sus necesidades y sentimientos.

Apego ansioso o inseguro:

Estas personas anhelan la intimidad, tienden a obsesionarse con sus relaciones y suelen dudar de la capacidad de su pareja para corresponder a su amor.

Apego evitativo:

Estas personas se sienten incómodos ante un exceso de intimidad, ya que lo equivalen a una pérdida de independencia, se esfuerzan para evitar demasiado acercamiento y suelen evitar los conflictos.

¿No estas seguro qué estilo eres? Puedes hacer este test.

Por ahora, vamos a centrarnos en el apego inseguro. 

Esta forma de ser, ha sido llamada de numerosas formas por distintas personas. Por ejemplo, la famosa psicóloga Robin Norwood, da un perfil de “mujeres que aman demasiado” aunque por supuesto que también pueden ser los hombres. Este perfil casa casi perfectamente con las personas que tienen apego inseguro.

Define “Amar demasiado” de esta manera: “Amar demasiado quiere decir, en realidad, obsesionarse por un hombre (o mujer) y llamar a esa obsesión amor, dejando que controle tus emociones y mucho de tu comportamiento, dándote cuenta que influencia tu comportamiento negativamente, tu salud y bienestar y de todos modos no siendo capaz de dejarlo/a ir”  

Incluso habla sobre las características típicas de una mujer (u hombre*) que ama demasiado:

  • Haber crecido en una familia disfuncional en donde tus necesidades emocionales no fueron cumplidas.
  • Habiendo recibido poco cuidado y/o atención, tratas de llenar las necesidades no cumplidas de forma vicaria cuidando a los demás, especialmente a hombres (o mujeres*) que aparentan necesitarlo.
  • Porque nunca has podido convertir a tus padres en aquellas personas cálidas, amorosas que has querido, tu respondes emocionalmente a aquellas personas que no están disponibles a las cuales tratar de cambiar a través de tu amor.
  • Aterrorizado por el abandono, harás lo que sea para evitar que se disuelva una relación.
  • Casi nada es demasiado trabajo, es demasiado tardado o demasiado caro si “ayudará” a la persona con la que estás.
  • Acostumbrado a una falta de amor en relaciones personales, estas dispuesto a esperar y a hacer hasta lo imposible por agradar o complacer.
  • Estas dispuesto a llevarte más del 50% de la responsabilidad y culpa en cualquier relación.
  • Tu autoestima es baja, muy adentro crees que no te mereces ser feliz. En vez de eso crees que debes ganarte el derecho de disfrutar la vida.
  • Tienes una necesidad desesperada de controlar a tu pareja, ya que experimentaste poca seguridad en tu niñez.
  • Ya que te ahogas con personas que tienen problemas a resolver,  están inmersos en situaciones caóticas, sin certeza o emocionalmente dolorosas, evitas enfocarte en tu responsabilidad por ti mismo.
  • Puede que tengas tendencia a episodios depresivos, los cuales tratas de prevenir a través de la emoción provista por una relación inestable.
  • No te atraen la personas que son amables, estables, fiables e interesadas en ti. Puede que los catalogues a las personas “buenas” como aburridas.

Lo curioso es que puede ser que todas estas características y comportamientos estén ocultas o inconscientes y activarse de repente con una relación, especialmente si la persona es de un estilo de apego opuesto (evitativo), o si entra en la categoría que llamamos “chicos malos”.

Si te das cuenta que estás experimentando constante inseguridad emocional en tu relación, puede ser que tengas un apego inseguro activado. No es ningún trastorno, no hay nada “malo en ti”, no es que seas terriblemente inseguro como persona, pero sí necesitas trabajar en convertir tu estilo de apego de inseguro a seguro. Recuerda que esto no es “blanco o negro”, la mayoría de personas ya son seguras, pero tienden hacia un lado u otro.

¿Qué puedes hacer?

Te recomiendo estos libros: Maneras de amar del autor Amir Levine y Rachel Heller, y Mujeres que aman demasiado de Robin Norwood.

Te beneficiará trabajar en tu autoestima, seguridad, comunicación efectiva, aprender a expresar tus necesidades y a decir no. Incluso, puedes plantearte asistir a terapia individual o de pareja.

Por último, te voy a dejar con sólo una acción que puedes hacer para mejorar tu relación, si tienes apego inseguro.

Piensa en algo que te moleste de tu pareja y te resulte en una cascada de emociones negativas incluyendo la inseguridad, por ejemplo: que no te llame o escriba, que no pase mucho tiempo contigo, que salga con alguna amiga/o que te hace sentir nervioso/a.

En vez de quedarte callado, reclamar o protestar di lo que sientes de una manera suave pero directa. Utiliza esta fórmula:

Yo me siento: ___________________________________________________ (Sólo coloca emociones)

Cuando tú: ______________________________________________________ (Sólo coloca el comportamiento exacto, no asumas ni critiques)

Por que: ________________________________________________________ (Explica exáctamente porqué te sientes así, de esa manera tomas responsabilidad por lo que sientes)

Necesito: _______________________________________________________ (Di lo que sí quieres, en vez de lo que no quieres)

Ejemplo

Yo me sientí nerviosa y algo molesta

Cuando tú no me llamaste para decir que ya habías regresado del viaje

Porque para mi es importante saber que llegaste bien

Necesito que por favor me avises en cuanto puedas que ya aterrizaste la próxima vez

Es sencillo pero a veces es difícil de utilizar, especialmente si estamos acostumbrados a guardarnos las emociones y/o después explotar con reclamos y críticas.

Este planteamiento suave te ayudará en tu relación debido a que podrás comunicarte de manera más eficaz, dirás lo que necesitas y dejarás de explotar y/o ser crítico, ya que con éso sólo alejamos más a la pareja e incrementamos la inseguridad.

Te reto: escribe en los comentarios de abajo qué te hace sentir inseguro y que te gustaría decirle a tu pareja con esta fórmula. Yo ayudaré a corregir el planteamiento si hace falta.

The post Cuando tu inseguridad emocional se entromete en tu vida amorosa appeared first on Natalia Gurdian.

Autor: 
nataliagurdian