El Cine, espejo del mundo interior

Ayer participé en la Charla sobre Arte, Lenguaje y Emoción. Sentimiento Estético, organizada por Bilderwelten NP Photography, en Mustang Art Gallery, junto a los artistas Paco Soto (Director de Operasiones espesiales), Jesús Díaz (Director de Arte), Jean Claude Clamaje (Fotográfo). En esta ocasión, nos centramos en la temática del Cine.

1916293_1756794964554847_4503970430540867609_nImagen: Bilderwelten NP Photography

Mientras preparaba mi presentación, leía sobre la relación entre el cine y la psicología. Una acción tan cotidiana como es, sentarnos en nuestro lugar favorito del sofá, delante de la pantalla de televisión, y disfrutar de una serie o película,  encierra toda una serie de mecanismos que tienen como objetivo hacernos “felices“. Esperamos que nos sorprendan, reír o llorar, emocionarnos, sentirnos vivos, y aislarnos de “nuestra realidad” por un tiempo.

12322721_554218588087564_2194403666730469950_oImagen: Rouse Mary Fotografía

Cuando nos metemos en la película, podemos identificar una serie de procesos psicológicos, muchas veces imperceptibles, algunos de ellos son:

  1. Identificación: cuando vemos en el personaje características que se relacionan con aspectos propios y ajenos, aquello se parece a nosotros y aquello que no, y esto nos puede ayudar a tener una visión más clara de lo que somos. A mayor identificación, más nos adentraremos en la historia, más la viviremos.
  1. Contra-identificación: Se suele asociar a un personaje antagónico al protagonista, que suele etiquetarse con el papel de“malo”. En este personaje veremos aquellas características que son contrarias a nosotros, representa lo que no nos gusta en otras personas, y también lo que no nos gusta o rechazamos de nosotros mismos.
  1. Proyección: Una vez que nos hemos identificado o contra-identificado, atribuimos a un personaje una serie de deseos, ideas, sueños, y también emociones que muchas veces son reprimidas socialmente, no son aceptadas por ser consideradas “emociones negativas”, como por ejemplo: miedos,  envidia, rencor o agresividad.
  1. Despersonalización: Cuando nos dejamos llevar del todo y utilizamos el cine como evasión de la vida cotidiana, olvidándonos nosotros mismos y deseando por completo ser ese personaje. En algunos casos esto también le ha sucedido a un actor, que se ha metido tanto en su papel, que puede resultarle difícil separar lo que es real de lo que no.

El cine es una ventana terapéutica, un refugio de placer, que nos puede ayudar a comprendernos mejor, a entender la realidad, prepararnos y aprender sobre ella, pero también nos puede llevar a evadirnos de ella.

12821532_1555520448110525_4749164383491038901_n

Imagen: Rouse Mary Fotografía

Veamos un experimento: Experimento, La risa.

¿Por qué ocurre esto? Un grupo de investigadores realizó un experimento para conocer qué neuronas se activaban en un mono cuando éste abría una nuez. Un miembro del equipo abrió también una nuez para comérsela, el mono, que ya no estaba realizando esa tarea, observó esto, y el scanner detectó que en el mono se estaban iluminando las mismas neuronas cuando éste, sin realizar ninguna acción, estaba mirando al humano abrir la nuez.

De un modo accidental, descubrieron un tipo de neuronas motoras llamadas “espejo“, que se activan, no sólo cuando hacemos algo, sino cuando vemos o imaginamos que alguien lo hace. Actúan como espejos reflejando las sensaciones de los demás como si las sintiéramos en la propia piel, recreándolas en nosotros mismos.

Si vemos a alguien saltar, en nuestro cerebro se activarán las mismas neuronas que se activarían si el salto lo diésemos nosotros. Lo mismo ocurre cuando vemos que alguien siente dolor, llora o ríe.  Las neuronas espejo nos permiten imitar a los demás, empatizar, conectar con otros, contagiarnos de sus emociones. También son las que nos hacen bostezar cuando vemos a alguien bostezar.

Hagamos la prueba: Experimento, El bostezo.

De hecho, algunos estudios demuestran que el simple hecho de hablar o leer sobre bostezos, también provoca bostezos. Y tú, ¿has bostezado?. Es importante aclarar que cada persona tiene un umbral sensorial, y por esto, cada uno necesita cierta intensidad de estimulación para reaccionar.

Como vemos, el Cine es un gran espejo, y se convierte en el reflejo de acciones, emociones y pensamientos de nosotros, los espectadores que observamos desde nuestro asiento.

arte-y-emoción8-2
arte-y-emoción2-2
arte-y-emoción3-2
arte-y-emoción7-2
arte-y-emoción8-2(1)
arte-y-emoción10-1
arte-y-emoción4-2
arte-y-emoción1-2

Imágenes: Mustang Art Gallery

Autor: 
ornelamateu