EL PERFECCIONISMO, UN MAL COMPAÑERO DE VIAJE

          En el post de hoy voy a hablaros de un rasgo de personalidad que desde mi punto de vista, es un mal compañero de viaje si se mantiene en el tiempo: EL PERFECCIONISMO.

-¿QUÉ ES EL PERFECCIONISMO?

          Voy a empezar por traer sinónimos de la palabra perfección: excelencia, superioridad, sublimidad, magnificencia, optimización, mejora…

          En términos más coloquiales, hablamos de alguien perfeccionista cuando tiende a querer mejorar indefinidamente algo, alguien que no tolera que exista un mínimo error o fallo en lo que se está proponiendo. Si estuviéramos hablando de que cada vez que se enfrenta a una situación, es como si hiciera un examen, esta persona siempre querría sacar un 10. Y  una puntuación menor a ésta nunca le sería válida.

 -DIFERENCIAS ENTRE AUTOEXIGENCIA Y PERFECCIONISMO

          Es fundamental poder distinguir entre el concepto de autoexigencia y el de perfeccionismo. La autoexigencia no tiene por qué ser perjudicial: marcarse unas expectativas y objetivos y querer cumplirlos, proponerse metas, querer mejorar… ahora bien, la diferencia está en poder tolerar la frustración de no poder lograrlos, o lograrlos en parte, ya que será lo que la separe del perfeccionismo.

          Como decía anteriormente, el perfeccionista no tolera el error, el fracaso, la renuncia, el fallo… mientras que el autoexigente sí.

 -¿QUÉ MENSAJES ACOMPAÑAN A ALGUIEN PERFECCIONISTA?

          Para poder entender mejor lo que piensa y siente alguien perfeccionista, voy a poner una serie de mensajes que se repite una y otra vez:

          -NUNCA ES SUFICIENTE: éste es uno de sus mensajes estrella. Nunca es suficiente significa que siempre se puede hacer más y más y más… y mejorar y mejorar y mejorar…

         - TENGO QUE… DEBERÍA…: las obligaciones son un elemento que siempre están presentes. Las frases más habituales que se dice alguien perfeccionista suelen empezar por: “Tendría que… Debería hacer tal cosa…”

          -EL ERROR NO TIENE CABIDA: el error es vivido como una debilidad, y el perfeccionista no puede mostrarse ni débil ni vulnerable frente a los demás. Necesita mostrar que es “OMNIPOTENTE”: “puedo con todo”.

          -PARA MEJORAR ES NECESARIO LA PERFECCIÓN: estas personas creen que si abandonan ser perfeccionistas, dejarán de mejorar. En realidad, lo que hay que redefinir es el concepto de mejora que tienen, es decir, mejorar también implica aprender de lo que no se consigue.

          -TODO TIENE QUE ESTAR BAJO CONTROL: el control sería otro de los elementos que van unidos a la perfección. No pueden tolerar la incertidumbre, que algo no se sepa o no se controle.

 -NUEVOS COMPAÑEROS DE VIAJE

          Ser perfeccionista tiene repercusiones para la salud física, emocional y mental de una persona, y sentirse feliz de una manera más continua es un hándicap para alguien perfeccionista.

          Es necesario poder incluir otros compañeros de viaje como:

          -EL DISFRUTE: es muy común que a las personas perfeccionistas les cueste disfrutar. Y tiene sentido que sean incompatibles. El disfrute tiene que ver con el DESEO, con frases del estilo: “Me encanta… me gusta… me apetecería…”, y ya hemos visto que la perfección va unida a la obligación, y ésta es contraria al deseo.

          Incluso es muy típico que estén tan desconectados de su DESEO, que a veces no sepan ni qué cosas son las que les gusta, no saben qué hobbies les gustaría tener ni cómo se hace para disfrutar. Esto no es ningún problema, siempre se puede aprender si uno quiere.

          A veces, me he encontrado pacientes muy perfeccionistas que tienen dificultades para disfrutar en el terreno sexual, ya que intentan llevar la razón y el control a la sexualidad, y suelen tener muchos bloqueos.

          -LA TRANQUILIDAD: La perfección va unida a un nivel de estrés alto, por tanto, sentirse tranquilo, calmado y relajado sólo será posible si se sale de dicha perfección.  

          -REBAJAR LAS EXPECTATIVAS: todo depende de las expectativas que uno se marque para aceptar o asimilar el resultado posterior. Volviendo al ejemplo anterior del examen: si quiero siempre sacar un 10, es muy probable que me frustre habitualmente.  

          -TOLERANCIA A LA FRUSTRACIÓN, AL ERROR: este es uno de los objetivos más importantes al que tiene que enfrentarse alguien que desea dejar de ser perfeccionista. En terapia trabajamos sobre él, y llegar a aceptar las vulnerabilidades de cada uno será la meta por excelencia.

 -¿POR QUÉ ES TAN DIFÍCIL DESPEDIRNOS DE LA PERFECCIÓN?

          Muchas veces me encuentro que los pacientes traen motivos de consulta que esconden este rasgo de personalidad. Cuando sale a la superficie, para muchos resulta un reto tener que aceptar la frustración, el mostrarse vulnerable, tolerar los errores, abandonar el control… y estos son los motivos por los que no les es fácil despedirse de la perfección, porque a veces les provoca sufrimiento, pero otras les crea satisfacción.

          Por otro lado, en la mayoría de situaciones, esta perfección viene de mucho tiempo atrás, no es algo aprendido recientemente, y esto también complica más el trabajo. O incluso, es un aprendizaje familiar, hay más miembros de la familia con estos rasgos y uno sigue “un legado familiar”.

          Como siempre, espero que este post sirva para la reflexión de lo que implica ser perfeccionista y animar a que puedan visualizarse nuevos compañeros de viaje más saludables.

 

 

 

 

 

Autor: 
Maria Gutierrez