EL PODER CURATIVO DE LA PAPIROFLEXIA

Hacer manualidades es una manera de conseguir disminuir el estrés que sufrimos. El estrés es un estado de cansancio físico y/o mental, al que hay que poner freno para que no llegue a transformarse en un malestar mayor. Por ello, hoy vengo a hablar de una actividad que contrarresta este estado de estrés: la papiroflexia.

En general, las manualidades activan nuestro hemisferio cerebral derecho,  especializado en sensaciones, sentimientos, y habilidades visuales y sonoras. Las manualidades tienen muchas funciones importantes como son:

  • Aumentar la imaginación y la creatividad, uno mismo puede visualizar y crear diseños propios.

  • Favorece un estado de relajación, a través de la concentración, la paciencia y la constancia en el desarrollo de las tareas.

  • Desarrolla la destreza manual y la coordinación óculo manual.

  • Mejora la memoria, al tener que recordar movimientos previos.

Es recomendable que en la educación de los niños ya se incluyan actividades de este tipo, incluso como actividad lúdica, para dar una respuesta alternativa al mundo de la tecnología (videojuegos, ordenadores, móviles…). Intentar iniciar a un adolescente al mundo de las manualidades, quizá sea más complicado, sin embargo, la época de Primaria puede ser un momento idóneo.

Existen muchos tipos de manualidades y cada persona tendrá que descubrir con cuál se siente más a gusto. Hoy voy a dar protagonismo a la PAPIROFLEXIA. La papiroflexia o también llamada origami, tiene su origen en Japón, y consiste en la realización de todo tipo de figurillas de papel sin usar tijeras ni pegamento, sino sólo DOBLANDO el papel. A partir de una base inicial cuadrada o rectangular, se pueden realizar formas con niveles de dificultad diferentes. Siguiendo lo que establece la filosofía oriental, la papiroflexia aporta dos ingredientes básicos para luchar contra el estrés, como son la CALMA y la PACIENCIA.

Vivimos en un mundo muy rápido, y a veces nos cuesta PARAR en nuestras vidas, toleramos poco el aburrimiento, y necesitamos una búsqueda constante de estímulos. La papiroflexia puede aportar una manera de pararnos a hacer una actividad, poner el freno de mano, y dedicar un tiempo a nosotros mismos, y a fomentar esa calma y paciencia.

Os voy a dejar el link de la Asociación de Papiroflexia de España: www.pajarita.org, donde tenéis ejemplos de diagramas para poder iniciaros en el mundo de la papiroflexia.

Y para finalizar con este post, voy a relataros una antigua leyenda japonesa que dice lo siguiente: quien realice 1000 grullas de papel, recibirá un deseo de parte de una de las grullas hechas. ¿Alguien se anima a probar?

Autor: 
Maria Gutierrez