El significado de los sueños desde la Psicología


Soñar, soñamos todos, aunque alguno no se acuerde. Resulta que investigaciones recientes han demostrado que el acto de soñar es vital para los seres vivos. Si interrumpiéramos el proceso del sueño en animales o en nosotros, nos causaría graves daños a la salud e incluso podría poner en peligro nuestra vida. Pero ¿cuál es el significado de los sueños? ¿tiene sentido preguntarse por el mismo?

¿Por qué soñamos?

Somos receptores de millones de estímulos que nos llegan a través de los sentidos. Esos estímulos se convierten en información cuando nuestro cerebro los procesa. Imaginad la cantidad de información olfativa, gustativa, visual, táctil y auditiva, tanto valiosa como no, que manejamos durante un día entero. Si nuestro estado consciente tuviera que analizar cada “byte” procesado para decidir qué hacer con cada “pedazo de información”, el desgaste sería inmenso… además de poco eficaz. La economía energética del cerebro encuentra una original solución a este problema de la sobrecarga estimular e informativa. Gracias a complejos procesos atencionales, seleccionamos (sin ser siempre conscientes de los criterios que empleamos para ello) aquello que nos resulta interesante, importante o vital; por encima de aquello que resulta irrelevante. Pero que prioricemos una información sobre otra, no significa que descartemos la que no nos sirve. Esa información “desechable” será destinada (gran parte de la misma) para ser re-evaluada a través del proceso del sueño.

Durante el proceso del sueño (que por cierto, recientemente se ha descubierto que se sueña en fase REM y en fase no REM), coge las riendas el subconsciente y se encarga de analizar, re-evaluar y ordenar la información procesada durante la vigilia. Así, el organismo se asegura de que no nos hemos dejado algo importante por atender y a su vez se libera contenido poco valioso o irrelevante. Este proceso tan necesario lo es más si cabe para nuestra estabilidad emocional. Pues no solo hablamos de información recibida del exterior, la que se procesa, sino de información generada por nosotros mismos a lo largo del día (ideas, miedos, creencias, preocupaciones…)

 

 


Sobre el significado de los sueños

Durante el proceso del sueño actúa el subconsciente. En esta parcela de nuestro sistema cognitivo “todo vale”. Los límites racionales que gobiernan el consciente, parecen desaparecer durante el sueño y por eso el mundo onírico es tan particular y, a veces, tan surrealista. Durante los sueños, aceptamos como “normal” el hecho de volar, caminar por la pared, ver un elefante rosa o que se te caigan todos los dientes de golpe. Pero algo que compartimos en ambas esferas (la consciente y la subconsciente) son las emociones. Los sueños están íntimamente ligados al plano emocional. Durante una pesadilla sentimos miedo, en un sueño en el que se nos muere un ser querido sentimos una pena infinita… incluso podemos también soñar que lloramos (que sería el acto manifiesto de la emoción “tristeza”) y despertarnos con alguna lágrima en los ojos. En definitiva, soñamos imágenes, sensaciones, ideas, pero sobre todo emociones.

Y además el subconsciente emplea símbolos para dotar de significado la información que recibe. Es su lenguaje porque ya hemos comentado que las “reglas” de lo consciente, no siempre se ajustan en el mundo del subconsciente y la gramática estructurada que forma nuestra manera de comunicarnos en el mundo real, es prácticamente prescindible en los sueños. No hace falta hablar, sino sentir.

Mucho se ha especulado sobre el significado de los sueños, y si afrontamos el tema desde distintas perspectivas o escuelas psicológicas, cada profesional tiene su propia teoría.

Nosotros, partiendo de todo lo expuesto en este artículo, planteamos varias hipótesis:

1. El significado de los sueños hay que buscarlo partiendo de la emoción que te genera el mismo. No hay significados absolutos o generales que valgan para todas las personas. Por ejemplo, soñar con agua puede significar algo positivo si te genera una emoción agradable o algo negativo si te produce tristeza o miedo.

2. El contenido de los sueños es el resultado de nuestra propia experiencia; de lo vivido durante los momentos de vigilia. Así pues, si me he ido de excursión a una granja y he visto vacas, será más probable que esta noche sueñe con este animal que cualquier otro día de mi vida.

3. Los símbolos que emplea cada subconsciente son personales e intransferibles a otras personas. Al igual que nos diferenciamos en la manera de hablar, de pensar y de actuar, también lo hacemos en nuestra forma de soñar. Pero eso no quiere decir que el significado de los sueños carezca de sentido, sino que hay que buscarlo dentro de nosotros mismos.

4. ¿Hay símbolos más genéricos que otros? Posiblemente. Algunos psicoanalistas afirmaban que el inconsciente está conformado por arquetipos heredados culturalmente y almacenados en nuestra conciencia colectiva. Y, por tanto, los símbolos oníricos podrían tener su base en estas “plantillas” para crear esquemas de pensamiento que nos ayudan a interpretar la realidad.

5. ¿Sirve de algo intentar interpretar un sueño? Pues si partimos de la base de que los sueños son el producto de una re-evaluación de la información procesada durante la vigilia, sí. Atender al significado de los sueños que nos causan determinadas emociones o nos han marcado en cierto sentido puede ayudarnos a superar algún problema no resuelto o a asimilar una situación que nos está costando afrontar.

 

 

La entrada El significado de los sueños desde la Psicología aparece primero en WebPsicólogos.

Autor: 
Sira Sánchez