Estar en el anzuelo de alguien o cuando uno siente amistad y el otro esta enamorado

El otro día, vi un capítulo de como conocí a vuestra madre que iba sobre “tener a alguien en el anzuelo”.

No sé si esa traducción del inglés es correcta (a mí me suena rara) pero el concepto es interesante y casi todos hemos sido alguna vez el pez (en el anzuelo) y otras veces el pescador (que teníamos a otra persona en el anzuelo).

¿Qué es estar en el anzuelo?

Pues es esa relación de “amistad” que estableces con alguien que te gusta, pero que no está dispuesta a tener una relación sentimental contigo (porque ya tiene pareja, porque no quiere, por…).

Y que se deja querer por ti.

Al fin y al cabo a todos nos gusta tener a alguien que nos baile el agua y nos haga sentir bien.

Cuando estás en el anzuelo de alguien

Cuando estás en el anzuelo de alguien, sueles conformarte con amistad, aunque lo que deseas es una relación sentimental.

Y acabas magnificando lo que te favorece (“está mal con su novio”, “se ha abrazado a mi buscando consuelo) y despreciando la información que no (“si sigue con su novio, es porque es con él con quien quiere estar”, “busca mi abrazo y mi consuelo porque estoy disponible”.

Te adaptas a lo que ella quiere, eres el amigo fiel y siempre disponible y no exiges nada a cambio. Estar con ella ya es bastante premio.

Y albergas la secreta esperanza, que en algún momento, se dé cuenta de que estás ahí, de que la quieres y de ella también te quiere y eres el hombre de su vida.

Sabes que eres un plan B, o un plan C y aun sufriendo, lo aceptas.

Ves con asombro y dolor, que el día que decide ponerle los cuernos a su novio, ni siquiera es contigo, porque “no quiere poner en riesgo vuestra amistad”

Cuando tienes a alguien en el anzuelo

Cuando tienes a alguien en el anzuelo, a no ser que te confronten, quieres creer que no es así.

Al fin y al cabo, cuando estoy con ella me lo paso bien, es una buena amiga y me hace sentir bien.

Compartimos aficiones y momentos y yo no estoy engañando a nadie. Sabe que tengo novia.

Y los dos sabemos que aquella noche que nos dimos cuatro besos fue una tontería que no significaba nada.

Cuando tienes a alguien en el anzuelo disfrutas de tener a alguien que baila el agua.

Que disfruta de ver 4 horas de cine de Kurosawa en versión original y en blanco y negro porque “a ella también le gusta”.

Y que se queda a dormir en tu casa porque se ha hecho tarde, no porque espere que pase algo entre nosotros.

¿Esto es una historia de víctimas y culpables?

Seguramente es posible que te sientas identificado con las dos historias que he contado y es muy posible que las hayas vivido historias similares en tu propia piel.

Y, aunque a simple vista puede parecer que hay víctimas y culpables, en realidad, habitualmente no es así.

Ni el pescador es un cabrón ni el pescado una pobre víctima.

Las relaciones interpersonales son complejas y en muchas ocasiones tiene poco que ver lo obvio (lo que se dice y se hace) y mucho con lo que subyace (lo que se siente y se piensa).

La cuestión es, que en este tipo de relaciones, como mínimo sufre una persona, y con un poco de mala suerte acaban sufriendo las dos.

Cómo dejar de ser pescado o pescador.

Lo que es importante (o por lo menos saludable a nivel psicológico) es saber cortar este tipo de relaciones cuando te das cuentas de que las has establecido, porque no deja de ser una relación tóxica.

Para saber cómo dejar de estar en el anzuelo, te recomendamos este artículo sobre cómo olvidar a un hombre de la web amoramargo.com.

No estoy 100% de acuerdo en todo lo que se plantea en este artículo (que me encontré revisando documentación para escribir este post), pero si es cierto que plantea algunas buenas ideas.

Y se te das cuenta de que tienes a alguien en tu anzuelo, lo mejor que puedes hacer es ser honrado contigo mismo y con esa persona, dejar la ambigüedad un lado y decirle claramente que no vas a tener una relación más allá de la amistad con esa persona.

¿Y tú, has estado en una situación similar?

La entrada Estar en el anzuelo de alguien o cuando uno siente amistad y el otro esta enamorado aparece primero en WebPsicólogos.

Autor: 
Javier Romero