Insomnio y depresión, una estrecha relación

La necesidad de dormir el tiempo suficiente y con calidad está demostrado que es una de las claves que más influyen en el buen estado de un individuo. Una carencia en este sentido puede conducir tanto a problemas de índole psicológica como a determinadas enfermedades físicas o, al menos, a su empeoramiento.
Sin embargo, se trata de una relación viciada. La falta de sueño desemboca en patologías y dolencias y estas, a su vez, empeoran el estado de quién las padece. Por tanto, es evidente el interés de los especialistas por detallar al máximo esas relaciones para poder tomar medidas concretas.

En esta línea, son interesantes las investigaciones que se están realizando para determinar la influencia del insomnio en un problema psicológico tan importante como la depresión. Recordemos que es la patología mental que mayor porcentaje de población sufre en cualquier rincón del mundo.

El último estudio de esta materia ha estado a cargo de la Mental Health Foundation, una prestigiosa institución de Reino Unido. Después de trabajar sobre una muestra de 6.800 personas, realizada online, las conclusiones son muy significativas. Quienes padecen insomnio tienen tres veces más riesgo de llegar a estar presos de una depresión que los que duermen de forma correcta. Un dato que resulta más grave aún si se piensa que en este país declara tener problemas para conciliar el sueño en torno al 30 por ciento de su población.

Quienes padecen insomnio tienen tres veces más riesgo de llegar a estar presos de una depresión que los que duermen de forma correcta.

Aunque los mismos investigadores son conscientes de que se puede cuestionar la fiabilidad de esta encuesta, lo cierto es que su objetivo es alertar sobre la importancia de considerar la falta de sueño como una enfermedad.

Autor: 
David Clemente