La goma que mantiene las relaciones

Cada vez que tenemos una conversación importante o discusión con nuestra pareja, se están generando dos niveles en ese mismo momento.

  • NIVEL 1: El contenido: De lo que estamos hablando. 
    • Por ejemplo:  ¿Vamos a pedir el préstamo? ¿Dónde vamos a ir de vacaciones? ¿Vamos a pasar las vacaciones con mi familia o la tuya? ¿Vamos a tener otro hijo?
  • NIVEL 2: La forma: Cómo nos estamos sintiendo durante la conversación.
    • Por ejemplo: ¿Cómo estoy siendo tratado en esta relación? ¿Estás tomando con seriedad lo que te digo? ¿Mi opinión te importa? ¿Entiendes por qué estoy tan preocupado/a por esto?

Básicamente, no tenemos que controlar ni hacer nada en el nivel 1. Lo que si tenemos que fijarnos es en el nivel 2.

El nivel dos es la goma que mantiene a las relaciones. 

Lo mas importante en el nivel 2 es poder escuchar realmente con la mente abierta (sin estar pensando en cómo nos vamos a defender) hablar sin criticas o desprecio, sin actitud defensiva (tomando responsabilidad) y validando lo que la otra persona está sintiendo.

Hoy te quiero hablar un poco más sobre la validación.

La validación

Validar no quiere decir darle la razón a la otra persona, sino darle la importancia a los sentimientos del otro,  hacer un esfuerzo real por entender de dónde viene y encontrar un sentido a lo que está pasando.

Validar es poder comunicar que cualquier cosa que siente la otra persona es aceptable, tiene sentido y se le da importancia. Aunque no estemos de acuerdo y nos parezca que las emociones del otro son más intensas o distintas a las nuestras, hemos de entender que todos somos diferentes y cada uno responde de forma única a las situaciones.

En una relación, ambas personas han de poder dar y recibir validaciones y aunque no siempre podamos hacerlo, lo importante es reconocer cuándo nos estamos saliendo de la validación y regresar a éste lo antes posible.

No es recomendable intentar validar cuando estamos topados de emociones intensas, sintiéndonos fuera de control, con el cuerpo alterado. En ese momento es mejor darse unos 20 o 30mins de descanso y regresar cuando podamos escuchar realmente.

Ejemplos de qué es y qué no es una validación
Ejemplos de validaciones:
  • Ahora entiendo porqué te sientes así y tiene sentido desde tu punto de vista.
  • No sabía que era eso lo que sentías, con razón ahora me hace sentido.
  • Por fin entiendo tu punto, lamento que te estés sintiendo así.
  • Wow, ahora veo lo mal que te sentías con esto.
  • Entiendo tu punto. Me duele que la estés pasando tan mal.
  • Por supuesto que te sientes así, no tenia idea de cómo mi comportamiento te estaba afectando.
  • Aunque no estoy de acuerdo contigo, entiendo de dónde viene tu malestar, y lamento que te sientas así.

La validación ha de estar emparejada a una buena escucha. Sin una escucha real, no hay validación.

Ejemplos de No validaciones (invalidación):
  • Eso no es cierto, yo nunca hice eso.
  • No es así como lo dices. No te lo dije en ese tono.
  • Esto te lo estás imaginando.
  • Estas mas loco/a de lo que pensaba.
  • Tú solo cuentos sos.
  • Otra vez vas a empezar con lo mismo.
  • No quiero hablar de eso.
  • El problema es que eres demasiado sensible.
  • El problema es que te lo tomas todo demasiado a pecho.
  • Por qué no dejas ya la historia detrás.
  • No entiendo cómo esto te causa tanto sufrimiento, si tu supieras lo que yo sufrí por ti, y no estoy quejándome como tú.
  • Todo lo que involucra: Reírse, burlarse, minimizar las emociones o restarles importancia también es falta de validación.

Te animo a que leas los dos conjuntos de ejemplos en voz alta y sientas la “energía” que emana cada set. ¿Puedes sentir la diferencia?

 Si nos cuesta mucho validar, hemos de revisar si nos estamos sintiendo a la defensiva. Ambas personas han observar la forma en cómo se están comunicando. Si usamos criticas o desprecio vamos a levantar rápidamente las defensas. Es por eso que hemos de intentar un planteamiento suave: decir cómo nos sentimos, explicar la situación y pedir lo que necesitamos.

___________

Reflexión:

¿Cómo suele estar el nivel 2 en tu relación?

¿Te sientes validado por tu pareja?

¿Tú validas a tu pareja?

¿Con cuál set de ejemplos te sentiste más identificado en tu relación?

¿Con qué persona/s te has sentido mas validado en tu vida?

___________

No aprendemos a validar en el colegio y no siempre lo observamos en casa. Pero es necesario que aunque no lo hayamos aprendido, le demos importancia y lo incorporemos cada vez más en todas nuestras relaciones. Si no estamos acostumbrados, puede ser un poco extraño empezar a validar, como seres humanos que somos, nos inclinamos mucho hacia lo conocido y lo acostumbrado aunque no sea lo más útil. Pero sólo hemos de persistir, poco a poco.

La validación es crucial porque hace crecer la confianza y la invalidación la desconfianza. La confianza es la base para una relación sólida, para el apego seguro que tanto anhelamos.

The post La goma que mantiene las relaciones appeared first on Natalia Gurdian - Psicóloga Clínica.

Autor: 
natalia gurdian