La MonoMarentalidad y el Estado de Bienestar...

 La capacidad del estado de bienestar se debería medir por como se establece la capacidad de una madre para formar y mantener un hogar autónomo, es decir, su grado de independencia frente al
mercado y al matrimonio; que indicaría el grado de libertad de las madres para decidir sobre su vida...
 ...cuanto más desarrollado es un estado de bienestar, como es el caso de los países escandinavos, menos incidencia tiene la pobreza en las familias monoparentales; siendo ésta, indicativa de una falta de apoyo eficaz a la crianza, escasa desmercantilización del estado e inadaptación del mercado a la realidad de la reproducción.
La monomarentalidad nos dará la medida real de la situación de las madres en relación al empleo y la
calidad de la conciliación en un país.
El trato que una sociedad y un estado da a las familias monoparentales, nos indica el valor que una sociedad da a la reproducción en sí y a las niñas/os, como el futuro de ésta. 
La cuál debería de ser la medida principal o primaria del estado y la sociedad, para determinar el bienestar o felicidad de su población.

Una sociedad sana se gesta en la infancia. Cuidar con calidad y amor a los niñ@s es garantía de una sociedad mejor en el futuro. Debe invertirse en ellos porque son los pilares de la sociedad. Hay que proteger a la infancia. El estado, los adultos y la sociedad deben girar en torno a los niñ@s y la infancia, y de esta manera dotarles de las bases necesarias para un desarrollo integral y sano.

"La extraña idea de que a los niños pequeños hay que separarlos de sus madres y mantenerlos en grupo en una institución varias horas al día para conseguir un desarrollo educativo y emocional óptimo es uno de los mitos pedagógicos de nuestra sociedad. Su explicación es puramente utilitarista. Puesto que nadie podría defender que hay que hacerle algo a los niños que no es bueno para ellos para mantener determinado modelo económico y social la idea se presenta como beneficiosa."

"Debemos empezar a comprender que no sólo la economía depende del trabajo productivo, y que en las sociedades avanzadas, el trabajo reproductivo, es tanto o más importante que el primero. Debemos dejar de ver el trabajo reproductivo, como un problema o incordio para la realización del trabajo productivo; y darnos cuenta de que el reproductivo es la base sobre la que tenemos que crear la sociedad del futuro, una infancia feliz crea una futura sociedad de personas felices."

"Los beneficios de la lactancia materna (recomendada por la OMS hasta los 6 meses en exclusiva y hasta los 2 años complementada) y el papel imprescindible del afecto en el desarrollo de los bebés. Debemos empezar a dejar de entender la maternidad como el obstáculo para el logro de la igualdad no puede ofrecer soluciones reales a las mujeres, trabajadoras y madres. Porque el hecho de concebir la maternidad como un obstáculo, la anula y nos instala en la creencia de que lo que nos oprime es ser madres y no las condiciones estructurales (la sociedad patriarcal-capitalista) en las que lo somos."

Hay que desterrar la idea de que la maternidad es el obstáculo para lograr la igualdad y empezar a comprender que la maternidad tiene que ser el eje sobre el que gire toda la sociedad, debemos propulsar un cambio de conciencia y decir que no es la maternidad la que impone obstáculos a la liberación de la mujer, o al intento de conseguir una sociedad igualitaria, sino la forma en que la maternidad está situada en la estructura patriarcal, como un problema de segunda fila, al que se le ponen parches en vísperas electorales, para lograr que la discusión y el debate, sobre como la maternidad es el hecho más importante que tienen nuestras sociedades.

La mayoría de las frases de este post, pertenecen a...
Patricia Merino Murga
Instituto de Estudios Feministas - Master en Estudios Feministas 2010-2011
Universidad Complutense 
Autor: 
Ruben Botana