LAS RUPTURAS DE PAREJA DEL DÍA DE SAN VALENTÍN: LA PRESIÓN DE SER AMADO

Las rupturas del día de San Valentín, la presión de ser amadoNo falta tanto para el Día de los Enamorados pero este año vamos más allá y hablamos un poco del efecto perverso del que se supone que es la fecha señalada para todo enamorado. No es para nada así y, de hecho, cada vez son más las parejas que rehúsan esta celebración ya que no se celebra el amor sino el consumo, no el enamoramiento a largo plazo sino el flechazo. Si Romeo&Julieta son un ejemplo de amor pasional, también lo es la imagen sesgada de ese amor. Dos jóvenes que echan a perder sus vidas en tan solo tres días por el capricho de estar juntos. Esa es la imagen idealizada del amor. El amor contra el mundo. Pues bien, el Día de San Valentín debería ser la apología al amor solidario y reforzaría los lazos no solo de las parejas sino de los amigos y familiares. Así debería ser pero, desde luego, no lo es. Lo que sucede en San Valentín es que el nivel de exigencia en las relaciones (que van mal) se pone por las nubes y se compara con otras parejas lo que la propia hace por nosotros. Y ya se sabe; las comparaciones nunca son buenas. ¿El resultado? Las rupturas de pareja se disparan. Aquí están los datos.

Cómo el día de San Valentín puede ser un catalizador de lo que funciona mal en la pareja

Una pareja cena en un restaurante mientras se sonríe, acaramelada, y comparte una mesa con velas. Es la noche de San Valentín y parecen estar muy enamorados. De repente ella se pone a ojear el teléfono móvil mientras sonríe. Él cambia su actitud radicalmente y le pregunta si es Sergio, si van a quedar otra vez. Sergio es un compañero de trabajo muy unido a ella que últimamente pasa mucho tiempo a su lado. Ella le ha negado en varias ocasiones que estén juntos pero sigue siendo un tema central en las discusiones de la pareja. En cuestión de minutos, la escena cambia radicalmente. Ambos empiezan a discutir al llegar a casa. Al día siguiente ella se marcha y no vuelve.

¿Te suena esta escena? Es una de las muchas que no se ven tras los corazones y los bombones. Cuando una pareja funciona mal o está a punto de romperse, las expectativas que se ponen en San Valentín son altísimas. Tan altas que es muy probable que la pareja erre en cualquier detalle. Según  un estudio sobre el tema que fue publicado en el año 2004 por varios estudiantes de la Universidad Estatal de Arizona, llegaron a la conclusión de que San Valentín funciona como una fecha catalizadora en lo que a rupturas de pareja se refiere. Al igual que sucede con el Año Nuevo o con las vacaciones de verano, los miembros de una pareja en crisis hacen valoraciones de la relación durante estas fechas y es más probable que se acabe rompiendo la relación.

Si deseas información sobre
la Terapia de Pareja

¿Se puede prever la crisis antes del 14 de Febrero y prevenirla?Las rupturas del día de San Valentín, la presión de ser amado

Un estudio fue publicado en el Daily Mail en el año 2016 en el que se aseguraba que era un día antes de San Valentín cuando había más divorcios y parejas. Pero, ¿Es posible evitarlo? Pues sí lo que pasa es que el bastión que falla en todas estas relaciones es la comunicación. De hecho, muchas de estas parejas han estado meditando durante largo tiempo acerca de estas rupturas por lo que el hecho de que elijan una fecha simbólica para romper es muy común. De hecho, junto con esta fecha también se ha descrito que es más común que las parejas rompan en lunes así como en primavera y verano (con respecto al invierno).

En cualquier caso, si tienes rencillas con tu pareja lo mejor que puedes hacer es hablar con él o ella para evitar males mayores.

Autora: Alex Bayorti (colaboradora de nuestro Blog)

Autor: 
Esther