Los problemas sexuales que provoca el estrés

problemas sexuales por el estrés

El sexo es bueno para reducir los niveles de estrés, pero el problema es que es el estrés el que provoca disminución de la líbido

En las sociedades modernas, el estrés es uno de los problemas psicológicos que mayor porcentaje de personas sufren. Una patología que no reviste especial gravedad si se ataja y controla a tiempo pero que, si se cronifica, puede acabar afectando seriamente a muchas facetas de su vida.

Uno de los ámbitos que sufre más directamente de dificultades provocadas por el estrés es la vida sexual de las personas estresadas. Lo que sucede es que, como el sexo sigue manteniendo un halo de tabú, es un tema del que estos pacientes suelen hablar poco. Más aún si se trata de hombres, pues los resquicios de la cultura machista siguen considerando que la virilidad está relacionada con la actividad sexual. En el caso de las mujeres, sí se habla más de sexualidad, al menos en sus círculos más cercanos. Pero, ellas tampoco se libran de esas influencias negativas que les llevan, por ejemplo, a considerar normal no alcanzar el orgasmo.

disfunción eréctil por el estrés

Los hombres son los que menos comentan sus problemas sexuales, seguramente porque nuestra cultura sigue siendo predominantemente machista

Para hombre y mujeres el estrés implica una notable disminución de la libido. Una verdadera contradicción pues, el estado de relajación que se experimenta después de mantener relaciones sexuales, sería muy beneficioso para reducir los niveles de estrés. Por tanto, es muy interesante actuar sobre esa falta de libido para mejorar también en el grado de estrés.

Cómo combatir los problemas sexuales ocasionados por el estrés

Sin llegar a tener que tomar medicación, tipo Viagra, hay otras acciones que pueden ayudarnos. Cambiar nuestras rutinas, reservando un tiempo para la práctica de algún deporte, para compartir actividades lúdicas y divertidas con nuestra pareja y dejar las preocupaciones del trabajo fuera de casa son algunas de las más efectivas.
Autor: 
David Clemente