Más atentos con Mindfulness

Vivimos en la era de la distracción, cada vez aparecen nuevas cosas a las que prestar más atención y dedicamos menos tiempo a otras. ¿Cuándo has mirado la hora por última vez? ¿Has revisado tu email hoy? ¿Has leído los mensajes que tienes en Whatsapp? ¿Y las últimas actualizaciones de tus amigos en Facebook, Twitter? es posible que durante el día hayas realizado varias de estas tareas, incluso puede que alguna de ellas la realices más de dos veces.

Ahora bien, ¿cuándo fue la última vez que sentiste el dedo gordo de tu pie derecho? ¿Te has fijado en el color del cielo en este momento? ¿Cómo es tu respiración ahora? rápida, lenta, profunda…

foot-594140

Imagen: Pixabay

Los seres humanos tenemos una capacidad que nos posibilita ser conscientes de lo que estamos haciendo y pensando, y ésta es la atención. Es una la función de nuestro cerebro que nos ayuda a realizar todas estas cosas y muchas más, nos permite centrarnos en un aspecto concreto del ambiente que nos rodea, como por ejemplo: estar leyendo estas líneas ahora. Y también podemos atender a varias cosas a la vez, por ejemplo: mientras leo este artículo estoy pensando en lo que voy a hacer después.

A veces esta función trabaja de forma “automática”, y sin darnos cuenta pasamos de una a cosa a otra en milésimas de segundo, pero también podemos cambiar a la opción “manual” y ahí es cuando nos vamos acercando a la Atención Plena o Mindfulness.

Mindfulness es la práctica de esta autoconciencia mediante la concentración mental y la motivación. Para poder dirigir nuestra atención, primero necesitamos aprender a hacerlo y además, desarrollar nuestro potencial practicando habitualmente técnicas de atención. Para empezar a entrenar, te propongo un sencillo ejercicio de conciencia para hoy:

Ejercicio: señales de atención.

Se trata de que centres tu atención en la respiración cada vez que se produzca una señal específica de tu entorno. Por ejemplo, la señal puede ser cada vez que suene el teléfono, rápidamente prestas atención a tu respiración, y mantienes la concentración en el momento presente.

Sólo necesitas elegir una señal adecuada para ti. Puede que decidas ser plenamente consciente cada vez que tus manos se toquen entre sí, o cuando escuches a un pájaro cantar, o cuando te mires en el espejo…

Espero que tengas un día lleno de descubrimientos, ¡hasta pronto!

 

Autor: 
ornelamateu