MENTORING, INTEGRANDO VALORES

El European Mentoring and Coaching Council define el “Mentoring” como la “ayuda que una persona da a otra para hacer transiciones significativas en conocimiento, trabajo o pensamiento”. Extraído del libro de Beatriz Valderrama Desarrollo de Competencias de Mentoring y Coaching. En el mismo libro entiende la autora por mentoring el proceso por el cual una persona experimentada ayuda en el desarrollo personal y profesional de otra, en una relación de confianza y compromiso.
Es importante derribar las barreras sociales frente al envejecimiento, diluir los muros que nos separan en el tiempo…
“El tiempo es un niño que juega como un niño. Yo soy uno pero contrapuesto a mí mismo soy joven y viejo al mismo tiempo”. Carl Gustav Jung
Con los programas de Mentoring  personas experimentadas, ya jubiladas,  continúan con su actividad al ritmo que ellos sienten transmitiendo experiencia y conocimientos a los jóvenes. 
Pienso que es un objetivo social llevar a cabo planes de integración social del mayor,  de manera que nos enriquezcamos de sus valores y a su vez fomentemos la calidad de vida en esta etapa de la vida.
La unión de las cualidades humanas en sus diferentes edades nos enriquecerá en todos los sentidos: 
1º VALORES, porque los jóvenes nos nutriremos de la serenidad y visión con perspectiva adquirida con los años de los mayores.
2º EXPERIENCIA nos nutriremos de la experiencia  y conocimiento especializado de personas experimentadas.
3º MOTIVACIÓN,  socialmente motivaremos a personas que a una determinada edad a mantenerse activos mentalmente, y motivados para seguir aportando a la sociedad.
4º ÉXITO, la unión de la experiencia del mayor con el impulso del joven  impulsará el éxito de nuestra profesión.
5º ENVEJECIMIENTO ACTIVO Y PREVENCIÓN, fomentaremos un envejecimiento activo que redundará en el gasto social asociado al envejecimiento patológico.

Sería necesario proporcionar espacios intergeneracionales accesibles para todos de intercambio de conocimientos y experiencias, con el objetivo de impulsar a emprendedores y profesionales, y aunar el nacimiento de nuevas empresas con el soporte de la experiencia de los años.  Es esta una necesidad social bidireccional, ya que por un lado fomentaremos el envejecimiento activo y la sustitución del estereotipo negativo de “vejez”  por el término “ancianidad” (Roberto Crottogini), más positivo y asociado a valores enriquecedores, como sabiduría, serenidad, experienciay por otro, impulsaremos el nacimiento de nuevas empresas que quizá por la falta de experiencia se han visto abocadas al fracaso.

Autor: 
Elena