Mindfulness: Conciencia en el Cuerpo

Nuestro cerebro no es sólo esa masa blanda y gelatinosa que tenemos dentro del cráneo, entre las orejas. El cerebro ocupa todo el cuerpo. Se extiende por medio de sus axones y conexiones hasta la parte más alejada de nuestro cuerpo e incluso tiene unas cuarenta mil neuronas en el corazón. Estas conexiones ayudan a que los centros del cerebro superior controlen funciones autonómicas o automáticas (como la digestión, niveles de hormonas, o presión arterial), y otras voluntarias (como el movimiento). También envían a los centros superiores información de qué ocurre dentro del cuerpo, funcionamiento y sensaciones de órganos internos, estómago lleno o vacío, calambres en los intestinos, latidos del corazón… Las emociones se sienten siempre como sensaciones físicas, un nudo en el estómago o en la garganta, una punzada en el corazón, temblor, sudor… Así que es nuestro cuerpo quién nos informa de cómo nos sentimos. Por ejemplo, si estoy en un examen y tengo ganas de ir al baño al poco de haber ido, no he podido desayunar porque no me entraba nada en el estómago, sudo a pesar de que la temperatura es agradable, y me tiembla el pulso, pensaré: “estoy hecha un flan”. Si, por el contrario, he desayunado estupendamente, he ido al baño antes del examen y me he quedado bien, no sudo salvo que haga calor y mi pulso es firme, entonces interpretaré: “¡Vaya! ¡Qué tranquila que estoy!”. De esta forma, es nuestro cuerpo quién nos dice qué emociones sentimos, y esas emociones nos empujan a actuar de una u otra forma. Si estoy nerviosa en el examen, intentaré huir de la situación, si puedo (cosa que, generalmente, no puedo). Pero si estoy tranquila, me quedaré y lo terminaré. 
     Para muchas personas tener conciencia de cómo sienten las emociones en su cuerpo es algo que resulta difícil. También resulta difícil, a veces, tener conciencia de algunas partes del cuerpo. Hay gente que no puede sentir las dos manos a la vez, por ejemplo, o no puede sentir los latidos del corazón, etc. El Hemisferio Derecho recibe más conexiones interoceptivas (con los órganos internos) que el Izquierdo, por lo que es más consciente de lo que pasa en el cuerpo y en el mundo emocional. Las personas que están excesivamente volcadas en su Hemisferio Izquierdo pueden tener problemas a la hora de identificar sensaciones corporales o las sensaciones corporales que les producen las emociones. 
     La conciencia de las sensaciones del cuerpo, sin querer cambiarlas, sin juzgarlas, y con total aceptación, es uno de los pasos de Mindfulness. Como explica el Dr. Daniel Siegel favorece la Integración Vertical (conexión del cerebro superior con el resto del cerebro extendido o sistema nervioso en el cuerpo, y conexión vertical entre los centros superiores del cerebro y los más profundos y emocionales) y, también, la Integración Horizontal (conexión entre los dos Hemisferios). 
     Se puede producir desintegración vertical cuando ha habido trauma en la infancia o, lo que es más frecuente, cuando los padres tienen esa misma desintegración y el niño crece en un mundo de inexpresividad emocional, o de expresiones emocionales muy limitadas, aprendiendo a ignorar sus sensaciones o emociones, reduciendo el mundo emocional y sensorial a un estrecho margen de sensaciones muy limitadas y planas. Algunos escogen carreras intelectuales, en los que desarrollan la razón y la inteligencia y en las que el cuerpo sólo sirve de transporte para sus cabezas. Muchas son personas que se quejan de ansiedad y desconexión, que dicen no sentir nada, pero que suelen arrastrar síntomas de ansiedad o depresión durante años. 
     La Desintegración Horizontal entre el Hemisferio Derecho (imaginación, pensamiento global y holístico, lenguaje no verbal, memoria autobiográfica...) y el Izquierdo (lógica linear,  lenguaje hablado y escrito, pensamiento literal...) se puede producir por motivos similares. En los casos de niños que crecen en desiertos emocionales se desarrollará más el Hemisferio Izquierdo, también en aquellos que viven en casas cuyos padres tienen esa tendencia, y les suele costar más conectar con una visión global de las cosas, con las emociones, con el cuerpo (el Hemisferio Derecho está más “capacitado” para esas funciones) y tienen una memoria autobiográfica pobre (recuerdan muy poco de su vida). En las personas más volcadas al Hemisferio Derecho, seguramente han crecido en un hogar con mucha más expresividad emocional, quizá a veces exagerada, pero les podría costar expresar sus emociones verbalmente o controlarlas. 
     Lo que realmente permite una vida rica y creativa es los dos hemisferios integrados y trabajando juntos. El Hemisferio Izquierdo sin el Derecho suele tender a la rigidez (negación de las emociones), el Derecho sin el Izquierdo al Caos (desbordamiento de las emociones), los dos juntos generan plasticidad y adaptación. 
    Este ejercicio de Mindfulness Conciencia en el Cuerpo ayuda a desarrollar la Integración Vertical fundamentalmente, y también la Horizontal porque, como he dicho, el Hemisferio Derecho tiene más conexiones interoceptivas que el Izquierdo, sabe mejor lo que el cuerpo siente. Próximamente incluiré otro ejercicio que ayudará aún más a la Integración Horizontal. Aunque el ejercicio de Conciencia en la Respiración sigue siendo la piedra angular del Mindfulness, estos otros ejercicios van favoreciendo y desarrollando niveles de Integración que son imposibles de alcanzar sólo con el primer ejercicio. No te desanimes si hay muchas zonas de tu cuerpo que no sientes. Continúa trabajando y practicando. Con el ejercicio continuado te irás sorprendiendo de los resultados. No pretendas conseguir cambiar en unas semanas lo que lleva años instalado. La clave es práctica, práctica, práctica, constancia. Cuando te canses: fuerza de voluntad y, otra vez, práctica, práctica, práctica y constancia. Sólo así se conectarán esos “cables” que llevan tantos años desconectados. El cerebro no tiene enchufes. Somos nosotros los que fabricamos el cableado.

Autor del post: 

Yolanda Calvo Gómez
_____________________________________________
 

Valora este artículo: 

No votes yet