Qué es la Psicología Positiva

La Psicología es una ciencia que evoluciona muy pegada a los cambios de la sociedad. Dado que su ámbito de estudio es el ser humano y su comportamiento, es lógico que surja continuamente la necesidad de plantear respuestas ante nuevas situaciones. Así, en los últimos años está cobrando importancia una de sus ramas, la que se conoce como Psicología Positiva.


Y es que, hasta no hace mucho, la Psicología se había centrado en explicar y proponer salidas al individuo frente a sucesos y emociones negativas. La depresión, la ansiedad, el estrés eran algunos de los campos que concentraban los mayores esfuerzos de los terapeutas, sobre todo ante el alarmante porcentaje de población que padecía estas patologías.

En este marco, aparece la Psicología Positiva poniendo el foco de atención en las emociones positivas, en las circunstancias que conducen a las personas a sentirse a gusto consigo mismas y con su entorno, a estar más cerca de la felicidad. Es decir, su interés es poner en valor los mecanismos que favorecen la sensación de bienestar.

Fue Martín Seligman quien, tras haber dedicado más de 20 años de su vida profesional a luchar contra la depresión, qué hacía que ante la misma circunstancia una persona acabase sumida en la tristeza, mientras otra salía adelante con optimismo. Al estudiar a las personas felices su pretensión última era poner al alcance de todos, nuevas herramientas con las que adoptar esa misma actitud positiva ante la vida.

Básicamente descubre que hay tres protagonistas que ayudan a alcanzar la felicidad: el compromiso, los placeres sensoriales y dar un sentido a nuestra vida. Fijar el objetivo en el segundo hace más difícil a la persona ser feliz.

Autor: 
David Clemente