Saliendo de la "zona de comodidad"

Proliferan los vídeos y exposiciones referentes a la “zona de comodidad” o “zona confort” en los diferentes buscadores y bibliografía sobre el coaching y las Teorías del Liderazgo. Sin duda es una interesante y clarificadora forma de explicar por qué algunas personas alcanzan el éxito personal, social o laboral y otras no, o por qué algunos crecen y evolucionan mientras otros permanecen igual, en el mismo sitio y con la misma actitud año tras año.


Si imaginamos una rosquilla, llamaríamos zona de comodidad a la parte central, el círculo de dentro. En esta zona es donde vivimos y nos sentimos seguros, “cómodos” con lo que nos rodea, limitados por nuestra propia experiencia en cada una de sus áreas (personal, de pareja, social, laboral,...). Se encuentra en su zona de comodidad quien se relaciona con las mismas personas, tiene una pareja con la que no está ajustado, tiene un trabajo desde hace tiempo que no le llena, va a los mismos lugares y hace las mismas cosas mes tras mes sin pretender cambiar nada a pesar de no sentirse pleno consigo mismo o con lo que le rodea.


En la zona exterior de la rosquilla se encuentra el crecimiento, el éxito y la auto-realización; si bien entre ambas, entre la zona de comodidad y el crecimiento,  encontramos un cinturón o espacio que las separa. Recibe un nombre distinto según quien la nombre. Para algunos es la zona de aprendizaje y para otros la zona de pánico, a pesar de ser el mismo sitio. Incluso hay gente que lo considera zona de aprendizaje que limita con la zona de pánico. Da igual cómo lo llamemos.
¿Qué encontramos allí dentro?


En esta zona intermedia entre la de confort y el crecimiento hay nuevas experiencias, inquietud, temor al cambio, nuevos compromisos, temor a perder, riesgo, oportunidades, excitación, decisiones, incertidumbre, INCOMODIDAD, emociones ambivalentes, cambio, fluidez,… todo aquello que si afrontamos nos lleva al crecimiento.


Puntualmente salimos de la zona de comodidad hacia la zona de dicha INCOMODIDAD y volvemos a nuestra zona de confort haciendo que ésta útlima se extienda un poco más (viajes, conocer nuevas culturas, relación con personas muy distintas a nosotros y nuestro entorno…); en otras ocasiones avanzamos más y rozamos el límite de la zona de crecimiento  pero por temor a no conseguir lo que deseamos o a creer que perderemos lo que tenemos regresamos a nuestra vida habitual y cómoda.
A veces, personas cercanas que consideran lo novedoso o la incomodidad de la que hablo una ZONA DE PÁNICO, desde el desconocimiento más absoluto, nos animan a "NO AVANZAR"  y a valorar únicamente lo que tenemos actuando como freno frente a lo que querríamos conseguir (¿y si no sale bien?, ¿y si te pasa "algo"?,¿y si...? )

¿Por qué no avanzo?, ¿dónde quedaron mis sueños?, algo en mí ha cambiado, ¿qué he conseguido y qué me falta por conquistar?, ya nada es igual, ¿qué me impide dar éste paso?, ¿qué quiero?, ¿cómo me siento?, ¿cómo he llegado hasta aquí?, ya no me siento bien con lo que hago, ya no me siento VIVO…



QUIEN NO SE MUEVE DE SU ZONA DE COMODIDAD HA DEJADO DE CRECER, hace lo mismo día tras día y se encuentra en un estado mental conformista considerando que las cosas excitantes y maravillosas sólo les pasan a los demás ya que ellos tienen una gran mala suerte.


Algunas personas se mueven como pez en el agua entre las diferentes zonas y han aprendido a reinventarse en los momentos de crisis y confusión, e incluso muchas de ellas tienden a la búsqueda de nuevas experiencias sin vivenciarlas como algo crítico.
Sin duda, no nos han enseñado a normalizar la incertidumbre y gestionar eficazmente la incomodidad y el esfuerzo. Tenemos que aprender a sentir excitación ante el cambio y reajustar nuestras expectativas constantemente. Sentir incomodidad supone crecer, desarrollar nuestras capacidades  y aprender a superar los obstáculos dirigiéndonos hacia donde nos sentimos más auténticos.


Los sueños pueden alcanzarse… quien diga lo contrario está en la zona de comodidad.



Hoy empieza un nuevo reto personal y profesional. Bienvenidos


Susana Tárrega Verdú

Autor: 
Susana Tárrega Verdú