Soy feminista (aun siendo un ignorante)


Hoy voy a contaros porque soy feminista, que he aprendido hasta ahora y mi opinión sobre lo que estoy encontrando en los movimientos feministas de España.

Voy a opinar sobre los mandatos de género, el patriarcado, el neoliberalismo y la maternidad subrogada.

Tengo que reconocer que soy feminista desde hace menos de dos años y que aun necesito aprender mucho sobre feminismo para tener una opinión válida y con criterio.

Antes de ser feminista: Yo no soy feminista ni machista, simplemente creo en la igualdad

Hasta hace poco más de dos años, yo podría haber dicho esa frase. Desde el desconocimiento, creía que el feminismo era un concepto contrapuesto al machismo.

Gracias a unas cuantas personas que me ayudaron a comprender, entendí que el machismo sostiene que el hombre es superior a la mujer y el feminismo es un movimiento que defiende la reivindicación de los derechos de las mujeres para conseguir la igualdad (conceptos explicados grosso modo).

Así que, si, soy feminista: Mis primeros referentes sobre feminismo

Para empezar a comprender que es el feminismo, me apoye en tres personas y una entidad.

La entidad es Fundación Atenea, fundación en la cual trabajo y en la que desde hace unos pocos años decidimos que luchar contra la desigualdad de género era una prioridad necesaria para cumplir con nuestro objetivo final: Conseguir la igualdad y evitar la exclusión social.

Y en este proceso de aprendizaje le debo mucho a Paz Casillas, directora gerente de Fundación Atenea y que es mi jefa y mi compañera.

Paz me está enseñando la importancia de incidir en las políticas públicas para conseguir un futuro igualitario y sostenible.

Ana Requena Aguilar, periodista que publica en el diario.es y que a través de sus artículos de opinión me ha ayudado a comprender lo sutil que es el machismo y lo sencillo que es caer en la desigualdad.

Os dejo un ejemplo de sus artículos para que veas de que hablo.

Para comprender un concepto en profundidad, es necesario acudir a la literatura de referencia, pero para comprender “de que va un tema” es mejor escuchar y leer a personas que aúnan conocimiento y capacidad de comunicación, y sin lugar a dudas Ana Requena destaca en estas dos áreas.

Marta Requena

Aunque coincida en el apellido con Ana, no tienen relación familiar. Marta es compañera de trabajo, y activista en la red feminista de Albacete.

Marta tiene toda la paciencia necesaria para explicarme conceptos, discutir con argumentos válidos mis visiones y orientarme hacia la literatura de referencia para que pueda ir aprendiendo.

Conociendo más sobre el feminismo

Como me dijo Ana de Miguel, cuando un hombre le dice que es feminista ella pregunta a que autoras a leído. Y asumo que sigo siendo un ignorante sobre el feminismo y que me falta mucho por aprender para poder opinar con criterio.

Sin estar totalmente de acuerdo con esta afirmación, si creo que es importante conocer un tema antes de hablar sobre  el o declararse seguidor.

Yo por mi parte, tengo que reconocer que se poco sobre el movimiento feminista y sus autoras de referencia (a excepción de  Simone de Beauvoir y su obra el segundo sexo), aunque si he podido leer y charlar con algunas personas que me han ayudado a comprender.

Tengo la suerte haber leído y compartido conversación en varias ocasiones con Beatriz Gimeno (en los grupos de trabajo que hicimos en Fundación Atenea sobre prostitución), de la que he aprendido sobre prostitución y sobre las dificultades que te pone la sociedad para ser libre cuando no eres “estándar”.

De Nuria Romo he aprendido la importancia de aplicar políticas activas de género y lo importante que es avalar con investigación científica los fenómenos sociales para comprenderlo y poder hacer propuestas de mejora.

Y recientemente he compartido ponencias y conversaciones con Mª Ángeles Durán, Catedrática de Sociología, profesora e investigadora del CSIC con  Mar González, Profesora Titular de Psicología Evolutiva y de la Educación de la Universidad de Sevilla, con Yolanda Besteiro, Presidenta Federación de Mujeres Progresistas o con Elvira Méndez, directora Asociación Salud y Familia entre otras.

El enfoque de mandatos de género

Dentro del feminismo, me estoy encontrando con posicionamientos que me gustan mucho y con otros con los que no estoy de acuerdo.

Y sin lugar a dudas, lo más interesante que he encontrado es el enfoque de mandatos de género.

Por contarlo de una forma resumida (y seguramente incorrecta al 100%), viene a decir que hombres y mujeres nos compartamos de determinada forma ante una situación asumiendo roles y actitudes que la sociedad espera de nosotros.

Estos compartimientos los tenemos “grabados a fuego” a través del aprendizaje social y la socialización desde el mismo día en que nacemos y nos lleva a comportarnos asumiendo que, si cumplimos el mandato de género, seremos buenos hombres y buenas mujeres.

Estos mandatos llevan a que los hombres seamos ambiciosos y las mujeres cuidadoras (entiéndase como un ejemplo) y están detrás de muchos de los comportamientos machistas.

Para conseguir la igualdad de hombres y mujeres, tenemos que estudiar estos mandatos de género, comprenderlos, redefinirlos y convertirlos en igualitarios.

No tendremos igualdad real hasta que los mandatos de género igualitarios y respetuosos calen en la sociedad y se asuman como un valor social y cultural.

El patriarcado y el neoliberalismo.

Cuando acudo a ponencias feministas, son las dos palabras que más escucho. El patriarcado opresor es el enemigo y el neoliberalismo es el modelo que todo lo contamina y corrompe.

Y no digo yo que no, pero creo que estos dos conceptos no llevan a nada más que la indignación.

El patriarcado

Somos muchas mujeres y hombres que queremos liberarnos de los modelos patriarcales y queremos construir un mundo más igualitario. Pero no necesitamos estar todo el día buscando el culpable, sino centrarnos en construir un nuevo modelo.

Y el patriarcado representa lo que fue (y en demasiadas ocasiones lo que es), pero no lo que será.

Cuando voy a aprender sobre feminismo quiero aprender formas de construir un mundo más igualitario, no seguir dando vueltas sobre el sistema que ha generado desigualdad.

El  neoliberalismo

Y que decir del neoliberalismo.

Como modelo económico y social (en el fondo es lo mismo), es nefasto para las personas.

Pone la vida de todos nosotros a los pies de los sistemas económicos y convierte al dinero en lo más importante, por delante de las personas.

Y si bien es cierto que es un motor para mantener el sistema machista actual, también es cierto que es el motor para mantener la pobreza, nos lleva al consumismo desmedido y está detrás del 80% de las guerras de en todo la tierra.

Es un sistema que nos escaliva, en todos los aspectos. Si la lucha feminista pasa por la lucha contra el neoliberalismo, poco podremos hacer por la igualdad.

Soy el primero que me apunto para parar esta carrera sin fin hacia el crecimiento económico desbocado, pero no sólo por feminismo, sino por justicia social y por darnos una oportunidad a los hombres y mujeres que habitamos la tierra de ser felices.

La lucha feminista no es la lucha contra el sistema neoliberal, aunque la lucha contra el sistema neoliberal sea una lucha feminista.

Busquemos soluciones que nos lleven a construir la igualdad incluso sin desmontar el sistema económico imperante y dejemos de repetir el mantra del neoliberalismo que acaba siendo un argumento vacío y que no lleva a la acción.

La maternidad subrogada

Y ya que estamos, pues me meto en todos los charcos.

Últimamente es un tema que está generando mucho debate entre los movimientos feministas.

Incluyo en varios casos, ha roto a federaciones y redes por tener posturas irreconciliables, creando muros entre dos movimientos de lucha por la igualdad que han ido de la mano durante mucho tiempo. Los movimientos feministas y la comunidad LGTB.

No me encuentro capacitado para decir cuál es mi opinión al respecto (necesito aprender más), pero si hay una verdad que creo que es indiscutible.

Los avances científicos son irrevocables. Cuando el ser humano aprende a hacer algo, ese conocimiento cala en la sociedad y es irreversible.

Y hoy en día somos capaces de gestar hijos  en el vientre de otra mujer. Y la maternidad subrogada es algo que hoy en día sucede y que va a seguir sucediendo.

Y por muy correctos que me parezcan los argumentos para su prohibición, por experiencia sé que lo que está prohibido acaba en manos de mafias, maleantes y desalmados.

Sea legal o ilegal, son las mujeres pobres las que van a convertirse en vientres alquiler.

No quiero posicionarme sobre este tema, pero si tengo claro que la prohibición suele ser una mala respuesta y que acaba incidiendo negativamente en los más pobres y vulnerables.

Punto y seguido

Si has llegado hasta aquí, muchas gracias. Se que no el post más fácil de leer que he escrito y que te aporto poco al leerlo.

En realidad, creo que es un post que he escrito para mí, para ayudarme a ordenar algunas ideas y para poder volver a leerlo dentro de un par de años y ver cómo ha evolucionado mi forma de pensar.

Me siento agradecido de que hayas leído el artículo entero y te haya importado saber mi visión de hoy en día sobre el feminismo.

Y aún más me gustaría que compartieras conmigo tu opinión. Que me digas en que estás de acuerdo, en donde crees que me equivoco y cual es tu visión. Seguro que podemos iniciar un debate muy interesante

 

[TEST] ¿Necesitas ayuda psicológica?

Desde WebPsicólogos te presentamos un test que mide tus niveles de ansiedad, estrés y depresión

Antes de realizar el test ten en cuenta:

  • Tardarás menos de 3 minutos en realizarlo completo.
  • El resultado es totalmente anónimo.
  • El resultado no es una evaluación psicológica profesional. Simplemente es un indiciador de como te encuentras

Instrucciones

Teniendo en cuenta los últimos 15 días, contesta la respuesta que mas se acerque a tu situación.

No hay respuestas correctas y no le des demasiadas vueltas a cada pregunta.

 Si no ves el botón "jugar", haz click aqui para iniciar el test

La entrada Soy feminista (aun siendo un ignorante) aparece primero en WebPsicólogos.

Autor: 
Javier Romero