Trastornos emocionales en la infancia: Depresión infantil

Trastornos emocionales en la infancia: Depresión infantil

Cuando coloquialmente decimos “mi hijo está deprimido”, “le noto depre” nos referimos por un lado, a la tristeza normal, el sentirse triste es una de las emociones más comunes enchild-917367_960_720 los seres humanos, y con ellos también en los niños. Sin embargo, esta emoción es conveniente diferenciarla de lo que supone un “síntoma”, por ello es importante centrarse en la frecuencia, intensidad y duración de estos comportamientos para determinar cuándo nos encontramos dentro de la normalidad y cuando excede dicho comportamiento.

Las quejas de cansancio se convierten en un síntoma depresivo cuando se presentan todos los días, independientemente de si ha tenido colegio a actividades extraescolares o cuando las quejas interfieren en cualquier actividad diaria como lavarse los dientes o vestirse, empleando más del doble del tiempo de lo que sería normal. Así por ejemplo el niño que no muestre ningún interés por jugar con otros compañeros de clase, no puede considerarse un síntoma si nunca lo ha mostrado. En definitiva, para conseguir una mayor detección es interesante observar el grado de interferencia en las actividades del niño.

En muchos casos la edad determina el modo de manifestarse y la frecuencia de la misma, por ejemplo en los niños más pequeños es más frecuente expresar síntomas psicofisiológicos y motores, mientras que en los niños más mayores son más frecuentes los síntomas cognitivos.

Aunque las causas de una depresión suelen ser muy complejas y pueden variar de un menor a otro, se conocen ciertos factores biológicos, ambientales y psicológicos  que incrementan la probabilidad de que un niño o adolescente desarrolle una depresión. En gran parte de los niños que se encuentran con una problemática de este tipo no se manifiesta un bajo estado de ánimo, sino un estado de irritabilidad, cierta ansiedad y un mal comportamiento ocultando el problema principal.sad-child-portrait

La vulnerabilidad frente a determinados acontecimientos ambientales varía en función de la edad. Entre los 0 y 6 años se verían más afectados por acontecimientos que tienen lugar en el seno familiar y que están relacionados directa o indirectamente con el apego. Por su parte los niños  y entre los 7 y 12 años empezarían a verse afectados por acontecimientos extrafamiliares como los relacionados con el entorno escolar, fracaso escolar, malas notas, la interacción con los compañeros, la competencia en juegos y deportes. Etc. Por ejemplo, ciertas investigaciones realizadas en España, han descubierto que el fracaso escolar o las malas notas es uno de los acontecimientos estresantes más frecuentes entre los niños y se encuentra más asociado con la aparición de una sintomatología depresiva.

A través del vídeo de la semana, trabajaremos algunas pautas que pueden ser de gran utilidad para detectar estos síntomas y que pautas o modo de actuación llevar a cabo en casa de encontrarnos en alguna de las características propuestas.

Esperamos que os haya sido de gran utilidad y con cualquier duda o sugerencia no dudéis en contactar con nosotros

La entrada Trastornos emocionales en la infancia: Depresión infantil aparece primero en .

Autor: 
Consejo y Salud MMG Psicología