Vivir desde el alma...

"La diferencia entre vivir desde el alma y vivir sólo desde el ego radica en tres cosas: la habilidad de percibir y aprender nuevas maneras, la tenacidad de atravesar senderos turbulentos y la paciencia de aprender el amor profundo con el tiempo.
Sería un error pensar que se necesita ser un héroe endurecido para lograrlo. No es así. Se necesita un corazón que esté dispuesto a morir y nacer y morir y nacer una y otra vez.
 
Texto extraído del libro: “Mujeres que corren con los lobos”, de Clarissa Pinkola Estés, psicoanalista jungiana."

Autor: 
Elena